Cuando el 2010 José Mujica llega al poder en Uruguay, muchos decían que ese país daría un giro de 180 grados para pasarse al socialismo del siglo XXI, Mujica había pertenecido durante su juventud a la guerrilla de izquierda llamada los Tupamaros, incluso estuvo preso por 13 años durante la dictadura militar. Pepe, como cariñosamente lo llaman sus seguidores, sorprendió a todos por su consecuencia y una de sus primeras acciones fue donar su sueldo de presidente completo a organizaciones caritativas, siguió viviendo en su misma vivienda y transportándose en el mismo viejo VolksWagen Escarabajo de siempre. En otras palabras, llegó pobre al poder y se fue de la misma manera. Una de sus citas más importantes con respecto a esta situación es la siguiente:

“No soy pobre, soy sobrio, liviano de equipaje, vivir con lo justo para que las cosas no me roben la libertad”

En el Perú hemos visto a José Mujica con una sana envidia, muchos añoramos ver a políticos de esta clase en nuestro país, los mayores de 40 recordamos a aquellos respetados políticos de cualquier tienda ideológica, atrás quedaron los Luis Alberto Sánchez, Fernando Belaúnde, Alfonso Barrantes y Valentín Paniagua solo por mencionar a algunos. Personas que más allá de su trayectoria, nos mostraron algo que ya se ha perdido hace ya un par de décadas: la decencia y la honradez.

En los últimos años solo hemos visto una serie de bribones tratando de llegar al poder para beneficiarse, bribones que no escatiman en mentir abiertamente y que manipulan de la peor manera a sus seguidores a través de prebendas y lo peor es que toman, en el caso de los Congresistas, la inmunidad parlamentaria como un arma para difamar y calumniar sin poder ser llevados a la justicia por eso.

Felizmente el último debate municipal nos pudo mostrar que las esperanzas no están perdidas, Enrique Fernández Chacón, dirigente sindical de larga trayectoria, miembro de la Asamblea Constituyente en 1978 y ex Diputado de la República, se presentó como candidato del Frente Amplio mostrando a la teleaudiencia que la decencia no está perdida y que aún podemos rescatar políticos consecuentes con sus ideales y que dediquen su vida al servicio de los demás.

Enrique Fernández Chacón dio un mensaje final que caló hondo en una gran parte de la población, dijo que hace más de 10 años vive con una pensión de S/. 420 y que no le alcanza ni para comer y que esa es la misma situación de miles de jubilados en el Perú. También hizo la siguiente reflexión sobre la realidad del Perú que es una gran verdad:

“Yo no quise ser político por negocio, entre a la política porque uno tiene que utilizar los conocimientos y los medios con que cuenta un país para hacer la felicidad de la gente, y esto que estamos viviendo no es felicidad, es un desastre; esto no es vivir, es sobrevivir”

Enrique Fernández Chacón a quien el argot popular ha bautizado como “Chaparrón” por su parecido con el personaje que diera vida el recordado Roberto Gómez Bolaños (Chespirito),  ha demostrado que, en un país donde los últimos 5 presidentes de la república tienen serios cuestionamientos por corrupción y otros delitos, y donde las principales autoridades de todo índole dan lástima porque no tienen una pizca de decencia, que aún existen personas con trayectoria intachable y consecuentes con sus ideales; pero sobre todo, con decencia y educación, sí, esa que solo veíamos en nuestros abuelos y que en los últimos años fue desapareciendo dando lugar a un pragmatismo social basado en la viveza y la falta de educación.

Este Domingo el Perú no se juega una elección política, este Domingo Lima y las demás ciudades se juega o un futuro decente con políticos acordes y a la altura de los cargos a los cuales aspiran, o un futuro incierto donde el pragmatismo implante una nueva sociedad con nuevas normas muy lejanas a la decencia y a la educación. Y en Lima, la ciudad más importante del Perú que aglomera al 30% de la población, se debe comenzar a recuperar esa decencia. Este Domingo Lima vota o por payasos que le sacan la vuelta a las leyes o por personas decentes como Enrique Fernández Chacón que por lo menos nos ayudarán al desarrollo de una nueva casta de políticos con verdadera vocación de servicio. Mi voto está decidido, voto por la decencia, voto por Chaparrón, voto por Enrique Fernández Chacón. ¿Y usted ya decidió?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.