Para nadie queda duda que los países latinoamericanos adolecen de un mal común: la corrupción. Pareciera que los vicios coloniales los venimos arrastrando hasta el presente y que los pobladores de esta región no hemos aprendido a discernir a nuestra clase política y nos hemos acostumbrado a convivir con ella, soportando sus abusos y sus vejámenes, así, tal cual se vivió en la época de la colonia.

México no escapa de esto y Andrés Manuel López Obrador lo sabe muy bien, con un discurso anti sistema deja entrever su oposición al status quo y se presenta como una alternativa de cambio, pero ¿Cambio hacia dónde? López Obrador, como tantos otros oportunistas, tienen una agenda oculta, una agenda plagada reivindicaciones y muchas de ellas realmente no viables que pueden llegar a hacer colapsar un gran país como México.

Y basta con leer sus últimas propuestas para darse cuenta de eso, estas propuestas son en su mayoría propuestas populistas, él sabe que existe un mercado electoral insatisfecho muy grande y les dice lo que ellos quieren escuchar. Veamos, el candidato habla de un “estado democrático y de derecho” (caramba, me pareciera estar escuchando a Hugo Chávez) ¿Pero qué entiende por estado democrático? Pues dice que el estado debe de dejar de servir a solo un grupo de privilegiados para servir a toda la población. Suena muy bonito y de hecho así debería funcionar cualquier estado sobre la faz de la tierra pero, ¿Cómo garantiza no terminar haciendo lo que hizo Chávez en Venezuela?

López Obrador nos dice también que va a implantar la “honestidad como forma de vida”, muy bonito, ahora le pregunto, ¿Usted Andrés Manuel ya le dijo al pueblo mexicano quienes financian su campaña? ¿Cómo piensa resarcir la “inversión” de sus financistas? Espero que al final no termine cambiando un grupo de privilegiados por otro. Lo mismo sucedió con Chávez, lo mismo sucede y ha sucedido con todos político con reales facilidades para acceder a la presidencia de sus países en Latinoamérica.

Después habla de descentralizar las Secretarías a nivel nacional. Señor López Obrador, su país es una República Federal, ya está descentralizada, lo que tiene que hacer usted es reducir el estado y convertirlo en un ente ágil y dinámico que trabaje como un engranaje con todos los 31 gobiernos estatales y que estos a su vez sean capaces de adecuarse a los principios básicos de su país. Usted no necesita acrecentar el tamaño del estado, menos volverlo un ente omnipresente, utilice la tecnología y sea capaz de construir un estado moderno que llegue a todo el país y que genere las oportunidades que México requiere.

Sus demás propuestas son netamente populistas, aumento de pensiones, becas de estudios, contratación de jóvenes, etc. Le pregunto entonces, ¿Cómo piensa financiar todo esto?

Andrés Manuel, usted me suena mucho a Hugo Chávez, usted ahora tiene grandes probabilidades de ser presidente de una de las más grandes naciones de Latinoamérica, no cometa el error de llevar a ese gran país a la debacle, México no es Venezuela, reserve para usted un lugar en la historia pero no para ser odiado ni vilipendiado si no para ser admirado, cambien su rumbo y dese cuenta que en México se pueden hacer grandes cosas, usted no necesita experimentar con sistemas fallidos como el Socialismo del siglo XXI o cómo el neoliberalismo extremo. México puede desarrollar su propio sistema de acuerdo a su propia realidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.