Masacre de Lucanamarca, 29 años después


Un día como hoy hace 29 años, se perpetró una de las acciones más viles e inhumanas del grupo maoísta Sendero Luminoso, 69 campesinos eran masacrados en la localidad ayacuchana de Lucanamarca, 11 mujeres, 18 niños y 8 adultos mayores eran asesinados de la manera más horrenda y despiadada, los asesinos usaron hachas y machetes, el escenario era dantesco comparado solamente con las matanzas de Pol Pot en Camboya.

La insanía senderista se llevó la vida de los pobladores de Lucanamarca, el motivo para perpetrar tamaño hecho fue el asesinato de un comandante senderista por parte de los ronderos, Olegario Curitomay fue apresado por pobladores de Lucanamarca y conducido a la plaza de armas de la localidad donde fue torturado, quemado y asesinado (CVR, 2003), la reacción de Sendero fue desmedida y demostraron que a ellos no les importaba el pueblo sino solo el poder e imponer su caduca ideología.

Abimael Guzmán, el líder senderista reconocío este hecho sin arrepentimiento alguno, en 1988 ofreció una entrevista El Diario, fue denominada “la entrevista del siglo” ya que Abimael era considerado un mito y muchos dudaban de su existencia. En esta entrevista Abimael afirma lo siguiente:

Frente al uso de mesnadas y la acción militar reaccionaria respondimos contundentemente con una acción: Lucanamarca. Ni ellos ni nosotros la olvidamos, claro, porque ahí vieron una respuesta que no se imaginaron, ahí fueron aniquilados más de 80, eso es lo real; y lo decimos, ahí hubo exceso, como se analizara en el año 83, pero toda cosa en la vida tiene dos aspectos: nuestro problema era un golpe contundente para sofrenarlos, para hacerles comprender que la cosa no era tan fácil; en algunas ocasiones, como en ésa , fue la propia Dirección Central la que planificó la acción y dispuso las cosas, así ha sido. Ahí lo principal es que les dimos un golpe contundente y los sofrenamos y entendieron que estaban con otro tipo de combatientes del pueblo, que no éramos los que ellos antes habían combatido, eso es lo que entendieron; el exceso es el aspecto negativo… (CVR, 2003).

En esta entrevista Abimael Guzmán muestra su descabellada manera de pensar justificando la muerte de niños, mujeres y ancianos como algo necesario para dar a conocer que no “estaban jugando”, lamentablemente estos hechos fueron prácticamente ocultados durante años o no se les dió la difusión requerida hasta el 2003 cuando la Comisión de la Verdad y Reconciliación realiza su informe final donde incluye testimonios desgarradores de lo que significó la insanía terrorista de Sendero Luminoso.

Lucanamarca significó la acción más desagarradora e indignante de Sendero, sin embargo existen cientos de hechos que han sido registrados en el informe final de la CVR, hechos de similar intensidad pero de menor escala que muestran lo que significó Sendero Luminoso sobretodo para las poblaciones andinas, poblaciones abandonadas durante años sin asistencia estatal y que, lamentablemente, sufrió también el acoso y abuso de malos elementos militares.

Recordar Lucanamarca es recordar también el loable y profesional trabajo realizado por la CVR, es recordar que en su informe final existen muchos elementos para conocer a ciencia cierta lo que significó Sendero Luminoso en el Perú, sus abusos, sus matanzas, el daño sistemático al estado y a nuestra población, todo está ahí.

Grupos como el fujimorismo tratan hasta el día de hoy de desacreditar este informe, quizás porque también contempla los abusos del régimen dictatorial que impuso su líder el reo convicto por crímenes contra los derechos humanos Alberto Fujimori, pero no se dan cuenta que al desacreditar este documento, están borrando una parte importante de nuestra historia, tan importante como para no permitir apariciones de grupos pro senderistas como el MOVADEF o como para demostrarle a nuestros hijos y a la juventud de hoy quien fue realmente Sendero Luminoso.

Anuncios