El gran negocio de ser analista político en el Perú


Desde hace varios años la prensa peruana nos ha vendido a una serie de “analistas” políticos, son conocidos muchos por sus columnas y sobretodo por generar tendencias dentro de la población, muchos de ellos tienen columnas diarias, otros cuentan con algunos blogs, otros se presentan en cuanto medio los convoque para “analizar” determinada situación.

Bien, veamos primero que significa “análisis”, según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), análisis es dentro de sus varias definiciones, la “distinción y separación de las partes de un todo hasta llegar a conocer sus principios o elementos” (RAE, 2011), basado en esto nace la pregunta ¿Son acaso análisis lo que realizan estos “analistas”? La mayoría de ellos tienen una agenda personal que se basa en los requerimientos de los intereses que defienden.

Un claro ejemplo es Fernando Rospigliosi quien es considerado analista político y a quien recurren medios de comunicación nacionales y extranjeros para considerar sus análisis en eventos políticos de trascendencia. Rospigliosi tuvo sendas presentaciones en Actualidad 1020, importante radio hispana de la ciudad de Miami durante la segunda vuelta del proceso electoral peruano del 2011, según este “analista” el Perú a estas alturas ya debería ser una colonia de Venezuela y con el socialismo del siglo XXI instituído por orden de Chávez.

¿Qué elementos utilizó para llegar a esa conclusión? Felizmente el tiempo nos brinda la verdad, lamentablemente para ellos el tiempo desnuda sus intenciones. Levantar el dedo y señalar a estos “analistas” como mercaderes de la opinión y manipuladores sociales resulta inadecuado ya que no se cuentan con pruebas de que sea así, pero basta seguir sus apariciones para darse cuenta de que en realidad no son “analistas”.

En el Perú la utilización de estas personas se suma a la manipulación informativa, así comienzan a generar tendencias en la opinión de la población con la finalidad de contar con apoyo para cualquier acción a tomar o simplemente “acomodar el terreno” para imponer algo. Hoy en día el tema de moda es la minería y ya han salido sendos “analistas” ha avisorar el futuro de darse alguna desición que no sea beneficiosa para la minería, igualmente comienzan a afirmar el terreno para desacreditar a los que se oponen a la imposición estatal. Igual, proponen temas poco importantes y los convierten en trascedentes, han cumplido su misión y lo seguiran haciendo aplicando falacias, inventando argumentos.

La misión de estos “analistas” sería mucho más difícil de incluír en la currícula educativa cursos de pensamiento crítico donde desde niños se aprenda a identificar falacias y retóricas y así comiencen a desaparecer estos mercaderes de la opinión.

Anuncios