Celebren fujimoristas, Fujimori no tiene cáncer


¡Felicitaciones ex dictador, Usted está sano!

Nunca antes en la vida había visto tanta gente enojarse por que su líder este sano y no tenga el cáncer terminal que tanto trataron de utilizar para indultarlo. A mi me hubiese alegrado escuchar un diagnóstico así hasta en tres ocasiones, en 1987 cuando esa enfermedad se llevó a mi abuela, el 2007 cuando se llevo a mi hermana y el 2010 cuando se llevó a mi abuelo, no, no tuve esa alegría, lamentablemente. Sin embargo me llena de indignación ver a la familia Fujimori y a sus allegados recriminar este informe cuando deberían estar contentos por tan favorable diagnóstico.

Y es que el fujimorismo había apelado a una estrategia de lástima para solicitar el indulto para el reo convicto Alberto Fujimori por un supuesto cáncer que estaba amenazando la vida del ex dictador, a esto se sumaba la depresión que padece lo que incrementaba el riesgo del supuesto cáncer. A estas alturas sí creo que está deprimido y creo que esa depresión se incrementará pero no por la enfermedad sino por los inútiles servidores que lo rodean.

El fujimorismo ha demostrado una vez más que no ha cambiado, que sigue siendo la misma mafia manipuladora que gobernó al Perú en los 90’s y que mantiene vivos su modus operandi basado en la mentira y en el manejo de medios a su antojo. El fujimorismo no ha dado muestras de arrepentimiento alguno por todos los delitos y errores cometidos, no, ellos creen que los logros de ese decenio son suficientes para olvidar delitos y para esfumar responsabilidades.

El fujimorismo sigue siendo el mismo, no va a cambiar, sus nuevos cuadros están formados bajo la misma argumentación, el fanatismo es su mayor virtud frente a una verdad que los avasalla raudamente, para ellos no existe nada más que su líder y caudillo al que hay que perdonarle todo por gratitud.

Y su fanatismo los ciega y evita que se den cuenta que las bases de la reforma de la economía fueron sentadas en el congreso de 1991 bajo la constitución de 1979 y con el apoyo mayoritario del FREDEMO. Esa ceguera les impide ver que Fujimori nunca tuvo plan de gobierno y que fue Mario Vargas Llosa en un acto de desprendimiento por el Perú quien le entregó el plan del FREDEMO y puso a disposición del gobierno su bancada para emitir todos los decretos necesarios para dar las reformas necesarias para rescatar al Perú.

Ese fanatismo que los ciega y que les impide ver que Abimael Guzmán ya estaba cercado y que los militares estaban comprometidos a terminar con el terrorismo en el corto plazo apoyados por una reforma económica que elimine el caldo de cultivo de los movimientos subversivos: La pobreza. Esa ceguera que les impide darse cuenta que el único motivo que tuvo Fujimori para cambiar la constitución fue el de querer perpetuarse en el poder y tener el control absoluto de las instituciones.

Esa ceguera que les impide ver que ya en 1991 Susana Higuchi, la maltratada ex esposa del dictador había denunciado a la familia de Fujimori por haber traficado con la ropa usada donada por Japón y que fue la clarinada de alerta de la mafia que luego se enquistaría en el poder. Ceguera que también les impide darse cuenta que Sendero nunca fue derrotado y que solo se convirtió en el socio minoritario del gran negocio que entablarían Fujimori y Montesinos con el narcotráfico y que se quedarían tranquilos operando en una zona designada donde nadie les molestaría. Me da asco esta parte, y me da asco porque nuestro glorios Ejército Peruano fue utilizado para este aborrecible negocio.

Puedo seguir enumerando muchos detalles más y me quedaría chica esta última semana del año, pero ya es hora de que todo se den cuenta que el fujimorismo es solo una mafia, una mafia que ha hipnotizado a algunos con argumentos llenos de falacias y mentiras y que escondido bajo la retórica de la firmeza en la lucha antisubversiva ha logrado construir un mito que no tiene ningún sustento sólido. Sendero nunca murió, Fujimori entregó un país en recesión y desfalcado, sin instituciones y con una podredumbre moral que fue capaz de crear una sub sociedad basada en la “pendejada” peruana, “pendejada” que usan ahora para querer indultar a su líder: El gran pendejo Fujimori.

Vean el siguiente informe del periodista Daniel Yovera, informe muy completo y profesional donde se da cuenta del diagnóstico real de Fujimori:

Anuncios