¡Haga algo señora Villarán!


Ordenando Lima

Cuando Susana Villarán asumió el cargo de alcaldesa de la ciudad de Lima, no se imaginó la irracional campaña de desprestigio que venía contra ella, Solidaridad Nacional, Luis Castañeda, los ppkausas, el fujimorismo y uno que otro desadaptado se alzaron como una vorágine pidiendo la cabeza de la alcaldesa argumentando que su gestión es casi nula. Diarios como Correo, El Comercio y Perú 21 (por nombrar a los “serios”) se unieron a la causa anti Susana Villarán con titulares y “noticias” que resaltan los grandes males de Lima.

El caso más patético y desenmascarado fue el de Correo quien días atrás publicó un titular aduciendo que el plan de reordenamiento de la avenida Abancay fue un total fracaso. El titular llevaba a página un a supuesta foto actual como prueba de su afirmación, felizmente el municipio publicó fotos del mismo día observando grandes diferencia y sobre todo probando que la foto de Correo era una foto de años atrás, tal como se puede apreciar en la siguiente imagen:

Foto tomada de El Comerrio

Este titular es una muestra de la mala intención y la desinformación que utilizan como estrategia los sectores contrarios a la alcaldesa Susana Villarán, a esto se suma el ataque en redes sociales como facebook y twitter, en esta última el ataque es diario, le han creado hash tag (HT) denigratorios como #ladyvaga y el conocido #hagaalgoseñoravillaran, respecto a este último HT la misma alcaldesa, inteligentemente, lo ha usado para dar a conocer sus acciones y proyectos.

Pero más allá de cuestiones de marketing, detrás de estas anti campañas existen otras motivaciones, bien es sabido que el desorden reinante en Lima tuvo su apogeo durante el decenio fujimorista, la liberalización de las importaciones sin un orden específico hizo que la ciudad se llene de las llamadas “combis”, Alberto Andrade, alcalde de Lima entre 1996 y el 2003, intentó reordenar el tránsito en Lima regulando las rutas de transporte urbano, pero el fujimorismo, utilizando al alcalde fujimorista de Huarochirí y al Poder Judicial que manejaba a su antojo, emitió licencias con las mismas rutas contraponiendo la orden del municipio de Lima.

Este desorden solo alienta a las mafias que trafican con rutas de transporte público, el desorden también beneficia a las mafias corruptas que generan dinero con contratos con el municipio, esto felizmente viene siendo combatido por la alcaldesa Susana Villarán, solo observemos quienes son los que se oponen a esto, son los mismos corruptos que ya han estado en el municipio y otros corruptos más que solo saben vivir robándole a las arcas públicas.

El trabajo de Susana Villarán es muy profesional, es un trabajo a largo plazo con soluciones reales, el reordenamiento de la avenida Abancay es un ejemplo, igualmente las ordenanzas para regular el consumo de alcohol a finde evitar más accidente, el reordenamiento de las rutas a nivel metropolitano para comenzar a descongestionar la ciudad, y muchos otros proyectos más, lamentablemente en el Perú estamos mal acostumbrados al corto plazo, a proyectos que “maquillen” los problemas pero que a largo plazo se convierten en mayores problemas, estamos acostumbrados a los paleativos, le tememos a las soluciones reales quizás porque eso signifique cambiar nuestra realidad, esa realidad a la que malamente nos hemos acostumbrado.

Anuncios