Una estrategia hecha con el “hígado”


El Hígado de Marita

En los últimos días el fujimorismo se ha encontrado muy activo tratando de desprestigiar a quien consideran el causante de la derrota de Keiko Fujimori en las últimas elecciones presidenciales, el colectivo No a Keiko (NAK); y es que el trabajo de este grupo de muchachos en defensa de los principios democráticos fue realmente tenaz, la página alojada en facebook cuenta con alrededor de 196,000 seguidores y es en definitiva un medio eficaz para mantener informada a la población y a los jóvenes, sobretodo, de lo que significó, significa y seguirá significando el fujimorismo en el Perú.

Pues bien, nada saldría de lo común si no es por la participación, en esta bien montada estrategia de desinformación por parte del fujimorismo, de un personaje muy singular, se trata de una señorita que funge de blogger y que ayudada por un verbo fluído y procazmente contestatario ha logrado hacerse de algunos incautos, ella se vende como independiente pero sus ataques son cada vez más directos a quienes representan una verdadera amenaza para el resurgimiento del fujimorismo, su nombre es: Mar Mounier.

Esta muchachita utiliza el seudónimo de “El Hígado de Marita” (@elhigadodmarita en twitter) en clara alusión a un conocido periodista peruano y notable blogger Marco Sifuentes cuyo blog se titula exactamente “El Utero de Marita”, no cabe duda que Mar utilizando el concepto de relacionamiento de marca ha logrado adeptos, en un primer momento confundidos por esta relación y en segundo por relacionarla directamente como una respuesta contestataria a Marco Sifuentes.

Para efectos de analizar el comportamiento de Mar, le solicité a algunos profesionales especialistas en el área de psicología un perfil psicológico de esta señorita basado en su participación en las redes sociales, a continuación paso a citar textualmente las apreciaciones de los profesionales, cabe señalar que nos reservamos los nombres de los profesionales debido a que se trata solo de una apreciación y no a un estudio clínico.

“Primero que nada existe una contradicción en su blog porque dice que @ocram (Marco Sifuentes) deshumaniza llamando “troll” y ella utiliza “caviar” en otros artículos de su blog y tienen una posición bien ofensiva”

“Aparentemente utiliza la información y la maneja de una manera psicopática, es decir, según su conveniencia. No muestra escrúpulos ni arrepentimiento, otra característica de la psicopatía. Aunque en su perfil dice que escribe a modo de terapia, y que luego piensa: ¿Cómo escribí semejante cojudez?, igual las deja ahí, entonces no hay un arrepentimiento verdadero”

“Necesita ser vista, leída, ser mediática, pero al parecer sólo con un fin narcisita puesto que no hay un fin periodístico o investigador de fondo”

“Si fuera en realidad tan “transparente” sin pelos en la lengua y tal, pondría su foto real de frente, tanto en el blog como en twitter… o tiene un problema con su imagen (no le agrada) o según el patrón narcisita que mencioné anteriormente, se cree tan bella e irresistible (por eso es tan enfática en lo de “gileros abstenerse”) que no puede mostrarse”

“Me da la impresión de que su vida real no la satisface, por eso dedica tanto tiempo y energía al espacio virtual”

Como han podido observar, de acuerdo a la apreciación de los profesionales, Mar tendría serias perturbaciones emocionales lo que fundamenta su actitud en las redes sociales, pero más allá del aspecto terapeutico vale señalar la doble moral con la que se desenvuelve, ella ha tratado de aclarar muchas veces que no tiene ninguna relación con el fujimorismo, pero tal como se observa en su comportamiento en el twitter esto no sería así, sino que formaría parte de una estrategia de desinformación y de demolición de cuadros opuestos al fujimorismo.

Su relación con fujimoristas confesos es ya visible como se puede observar en este enlace El Hígado de Marita en twitter donde pueden observar que sus recomendaciones (#FF) son en su mayoría para miembros fujimoristas confesos los mismos que se constituyen en una especie de “barra brava” cada vez que la señorita humilla a los que denomina “caviares” (término utilizado en el Perú principalmente por fujimoristas), sin embargo la astuta Mar, utiliza también otro término denigrante: “rabanito”, quizás para pretender tomar distancia de quienes realmente ella apoya.

Recordemos que meses atrás en la época de elecciones ella escribió “Habemus Escritor” un artículo en contra Mario Vargas Llosa en uno de sus blogs, cuando éste brindo, en primer lugar, su apoyo a Alejandro Toledo y luego a Ollanta Humala, claro Mar lo consideraría casi un enemigo de su supuesta oculta causa: el fujimorismo. En la última semana enfiló sus baterías en contra del colectivo No a Keiko denunciando sin pruebas que sus líderes estarían siendo beneficiados por el gobierno de Ollanta Humala. (Los Buscapuestos)

En síntesis, Mar Mounier no es la intelectual que aparenta, su léxico se circunscribe a palabras independientes que usa hasta el cansancio como lo fue la palabra “sindéresis” que por cierto ya no utiliza a raíz de una mofa de la que fue víctima con respecto a esa palabra. Su análisis es poco profundo, generalmente basado en subjetividades y falacias comúmes, tiende a generalizar tendenciosamente y cada vez que es llamada a probar alguna afirmación o a fundamentar alguna posición recurre al insulto y a la mofa, quizás porque conoce realmente sus limitaciones.

Es una mujer astuta con una agenda definida, no se sabe si trabaja para alguien aún cuando su último fugaz paso por Lima generó algunas suspicacias, dice que estudia un MBA pero pasa todo el día en el twitter, dice que es felíz pero su felicidad se remonta a los #FF recibidos cada viernes, dice que es crítica pero nunca puede probar nada, dice que independiente pero cada vez se le ve más naraja, en fin, un pintoresco personaje de las redes sociales que ha cautivado a un pequeño grupo de seguidores que persiguen un solo fin: el resurgimiento del fujimorismo en el Perú aprovechándose de una ingenua ppkausa.

Anuncios