Steve Jobs muere a los 56 años


Steve Jobs a muerto, perdió la batalla más larga y tediosa de su vida, el cáncer de páncreas no lo perdonó y terminó por llevárselo de este mundo, con él se va una de las más grandes genialidades que ha tenido nuestra civilización; Macintoch (MAC), Ipod, Iphone y Ipad son los dispositivos que este genio a dejado como legado para el futuro de la humanidad.

“¿Quiéres pasar el resto de tu vida vendiendo agua azucarada o quieres darte la oportunidad de cambiar el mundo?” (Frase que uso para atraer a John Sculley y convertirlo en el CEO de Apple, de acuerdo al libro Odisea: De Pepsi a Apple) refleja el espíritu perseverante y ambicioso de Jobs, ambición de la buena, ambición de aquellos que pasan por esta vida y son capaces de dejar legados que cambian nuestras costumbres y nuestros hábitos, legados que cambian el mundo.

Steve Jobs nació el 24 de Febrero de 1955. El 1º de Abril de 1977, cuando apenas ostentaba la mayoría de edad (21 años en los Estados Unidos), fundó Apple Computers, empresa dedicada al diseño y mercadeo de computadores personales y de su sistema operativo MAC OS; después de 30 años modifican el nombre a solo Apple para lograr la expansión de su línea a productos electrónicos de consumo. Actualmente Apple factura US$ 65 mil millones anualmente (Apple Form 10-K).

Pero el legado de Jobs va más allá de una empresa exitosa y de dispositivos que han comenzado a cambiar las costumbres de nuestra civilización, Jobs fue un ser humano increíble, un ser humano que insipró, y aún inspira, a millones a “pensar diferente”, y es que los que piensan diferentes son los que han entendido que esta vida llena de interrogantes se puede hacer de otra manera. Antes de Jobs pocos habrían imaginado que hoy estarían haciendo video conferencias o viendo películas desde sus celulares, pocos hubieran imaginado usar este mismo celular como tarjeta de crédito, como dispositivo de depósito bancario o como punto de venta virtual.

Les quiero dejar un extracto del libro El Lobo Estepario de Hermann Hesse, extracto que enfoca de manera filosófica lo expresado anteriormente:

“…”La mayor parte de los hombres no quieren nadar antes de saber.” No es esto espiritual…? No quieren nadar, naturalmente! Han nacido para la tierra, no para el agua. Y, naturalmente, no quieren pensar: como que han sido creados para la vida, no para pensar! Claro, y el que piensa, el que hace del pensar lo principal, ese podrá acaso llegar muy lejos en esto; pero ese precisamente ha confundido la tierra con el agua, y un día u otro se ahogará…” (H. Hesse, Lobo Estepario, 1927).

Anuncios