Martha Chávez: Una vergüenza nacional… y mundial.


El pasado 28 de Julio el Perú juramentó a su nuevo presidente, Ollanta Humala asumía el cargo al cual accedió gracias al mandato popular, el clima de fiesta era el propicio para el nuevo gobierno quien trae nuevas esperanzas para los menos privilegiados del país.

Alan García, presidente saliente, ni siquiera quizo asomarse por el congreso, sabía que era muy posible que se repitiera lo de 1990 cuando pretendió dar un discurso de salida habiendo dejado atrás el peor gobierno de la historia, esta vez era distinto, felizmente no hizo nada y eso permitió que la economía siga el rumbo trazado desde el gobierno de Toledo y el crecimiento fue acentuándose y solidificandose.

Sin embargo esa inacción la pasó tambié a las diferentes áreas y es así como vimos un incremento en los conflictos sociales y estos resolviéndose a su vez a través de represión, el saldo de vidas humanas sumo más de un centenar y los problemas no han sido solucionados en su totalidad, igualmente la cuota de corrupción se hizo de su gobierno y retrocedimos en ese aspecto.

En fin, Alan sabía eso y su ego no le permitió afrontar su responsabilidad como en todo su gobierno, felizmente ya no está y espero que no regrese nunca más por el bien del país.

Sin embargo el fujimorismo demostró que sólo existe para desestabilizar y trabar cualquier intento de moralizar al Perú, como bien sabemos el orden constitucional vigente es el de la constitución de 1993, diseñada, sacramentada y refrendada durante la dictadura fujimorista, uno de los puntos principales de esta constitución fue el incluír la re elección inmediata, así Fujimori trató de perpetuarse en el poder a través de “interpretaciones auténticas” que sólo interpretaban la autenticidad de los trasnochados sueños de poder del ahora reo convicto.

Bueno pues, moralmente había que reivindicar a la anterior constitución y así lo hicieron tanto el presidente Humala como sus vice presidentes Marisol Espinoza y Omar Chehade, en este momento comenzó el escándalo, fujimoristas afiebrados por el fanatismo idiota comenzaron a vociferar sandeces siendo la más notoria, lamentablemente, Martha Chávez quien gritaba que no había presidente, pero ese fue sólo el inicio.

Como bien lo ha graficado el buen caricaturista Carlín, Martha Chávez fue convirtiéndose en algo desconocido, por momentos parecía poseída por algún demonio, en otros momentos parecía la niña engreída que quería salirse con su capricho, el resultado, un papelón que trascendió nuestras fronteras, hicieron bien los presentes en el congreso en ignorar a la malcriada, señores, uno puede levantar su voz de protesta pero de ahí a seguir vociferando inclusive durante todo el discurso presidencial es realmente de gente sin moral ni educación.

Y para que lo sepa bien Martha Chávez y el fujimorismo, los decretos legislativos que sirvieron de base para la estabilización económica del Perú se dieron en 1991 y bajo la constitución de 1979 tal como lo describí en el tema “De nuevo el temible… chino, chino, chino” así que resulta una falacia manipuladora decir que a la constitución del 93 se le debe el auge económico.

Martha Chávez ha demostrado cual es el verdadero rostro del fujimorismo, un rostro intolerante, impositivo y totalmente fanático, felizmente no fueron gobierno, ¿Se imagina Usted que nos hubiera esperado con estos señores nuevamente en el poder?

Anuncios