Alan García, presidente de Lima


NUNCA MAS

Puno es un polvorín, a estas alturas en Juliaca van 5 muertos, esta vez es la nación quechua quien protesta al norte de Puno, días atrás 3 pobladores de Huancavelica, entre ellos una niña fallecieron en medio de protestas, dos años atrás 34 personas, entre nativos y policías, fallecieron en las cruentas protestas de Bagua, todas ellas tienen un común denominador, la indiferencia del gobierno de Alan García.

Hoy no sabemos donde está el presidente García, se le ha visto en los últimos días inaugurando obras “colosales” en Lima, inaugurando tramos de la Costa Verde, inaugurando el Cristo del Pacífico, buscando cámara para hacer creer que deja obras importantes, claro, siempre en Lima, como si el fuera el Alcalde de la capital limeña o como si Lima fuese el país del cual él es el presidente.

Pero, ¿Cómo entender esta posición displicente de Alan García? ¿Cómo entender su indiferencia ante la muerte de hermanos peruanos? No es muy complicado esto, ya en un artículo anterior expliqué cual era el razonamiento del presidente García, un razonamiento colonialista que le hace ver al ciudadano alto andino como ser inferior, y no solamente por una cuestión racial sino también de creencia religiosa.

Alan García no me representa, jamás vote por él y jamás podría votar por él en el futuro, el hecho de no importarle la vida de los peruanos, el hecho de pensar que el alto andino es inferior, el hecho de pensar que la religión católica está por encima de cualquier otra creencia lo descalifican para ser presidente, esta es una nación pluricultural, este es un estado laico que debe velar por todos los peruanos tengan la creencia que tengan.

Pero las actitudes de Alan García no hacen más que demostrar que él piensa que Lima es el Perú y que inaugurando las obras que ha inaugurado está fidelizando un voto para el 2016, de repente piensa que con ese voto el puede volver a ser presidente, una vez se equivoca, Lima no es el Perú.

Sin embargo esto debe ser motivo de análisis para los mismos limeños quienes votan pensando así, piensan que Lima es el Perú y se ciegan ante las necesidades del interior del país, votan por el “mal menor” considerando este a quien le pueda asegurar el “status quo” de siglos que sólo ha beneficiado a la capital, mientras sigan votando así, van a seguir avalando a corruptos, a delincuentes, a trasnochados mentales y van a seguir acrecentando la brecha social.

Hoy el Perú ha hablado y le ha dicho a Lima que no están conformes con ese “status quo”, Ollanta Humala ya recibió las credenciales que lo nombran presidente electo para el período 2011 – 2016 y todo parece indicar que Lima va a tratar de evitar el éxito de este nuevo gobierno, ya la actitud en contra de la Alcaldesa Susana Villarán debe ser una clarinada de alerta de lo que podría venir, lamentablemente Lima va a ser el principal problema para lograr esa conciliación que tanto se espera de nuestra sociedad.

Anuncios