El verdadero problema del Perú


El verdadero problema de Perú no es su economía en crecimiento que no llega a los sectores más deprimidos, el verdadero problema del Perú no es la ignorancia producto de la pobre educación, el verdadero problema del Perú no es que no vayamos a un mundial de fútbol desde hace 29 años y que el voley siga ese mismo camino de derrotas, el verdadero problema del Perú está dentro de cada peruano, tan arraigado producto de la educación de la casa.

En estas últimas elecciones presidenciales se ha podido observar esto, el Perú, a pesar de haber logrado su independencia en 1821, hasta el día de hoy no logra sacudirse de esa ideosincracia colonialista que tanto daño nos ha hecho, los “blancos” siguen pensando que los “cholos” son ignorantes y que deben someterse a sus decisiones y los “cholos” siguen pensando en rebelarse a esto incrementando su resentimiento social.

Ha sido muy triste para mi ver a mis propias amistades quitarse la careta y emanar actitudes racistas y xenófobas, palabras denigrantes para quienes no piensan como ellos y es que muchos se creen “blancos” y piensan que el “cholear” les brinda estatus social aún así no tengan donde caerse muertos ó los sostengan trabajos en los cuales si bien es cierto ganan bien, saben que no podrían hallarse en otro lado.

Yo decidí mostrar abiertamente mi voto por Ollanta Humala, no faltó tiempo para que me comencien a llegar los improperios y epítetos, desde un …¿Te has vuelto loco?… hasta un …¡Eres un resentido!… pasando por …¡Comunista!… y terminando en …¡Eres un ignorante!… Pero eso no es todo, no faltaron las personas que, guardando ciertas apariencias, no dudaron en apelar al chantaje emocional …Cholito, en serio, piensa en tus hijos… y por ahí algunas mentes “cultas” …¿Quiéres ver convertido nuestro país en Venezuela o Cuba?…

Lo cierto es que todas esas frases encerraban entre sí un contexto que en mi, seguramente por el color de mi piel, no surtiría efecto, el contexto racial, sí, ese racismo que crece en las entrañas de cada peruano desde que nace y es que en cada hogar “blanco”, asi no se tenga dinero, se enseña a denigrar al “cholo”, así, vemos con temor a un cholo pensando que es un ladrón o que nos quiere hacer daño por que es un resentido social.

Y esto se acentúa a medida que vamos interactauando con la sociedad peruana, publicidad enteramente enmarcada dentro de cánones estéticos donde no hay cabida para el “cholo”, la televisión ayuda a acrecentar esto mostrándo “blancos” por doquier haciéndonos creer que sólo ellos pueden lograr la inteligencia suficiente para poder lograr algo en la vida, y sí, también nos muestran “cholos” pero estos siempre como motivo de burla o en la parte policial de cada noticiero.

Recuerdo en mi adolescencia una ocasión cuando un amigo mío se fajó a golpes con un “cholo”, este último le propinó una paliza, los separamos, cuando mi amigo estuvo seguro de que ya no podía reaccionar el “cholo” comenzó a vociferar …¡Un cholo nunca le va a ganar a un blanco!… y comenzó a emanar lo peor de su racismo, creo que lo mejor en ese momento hubiese sido soltar al “cholo” para que culmine su paliza.

Lo cierto es que este problema racial no se ha solucionado nunca y más bien se ha ido acrecentando y disfrazando en cuestiones “menos mal vistas” como los círculos cerrados sociales, discotecas exclusivas, etc. Ya el poder económico no lo detenta el “blanco” pero sí el social.

Y en estas últimas elecciones perdió el poder político, ese poder que hizo que colocaran al presidente que querían sin importarle que era lo que querían los demás, han concentrado su poder en Lima y desde ahí siempre manejaron el Perú, hoy han perdido ese poder, el Perú no es sólo Lima y los peruanos somos todos, blancos, cholos, negros, indios, chinos, japoneses, todos exactamente todos y si queremos evolucionar tenemos que desterrar de nuestras mentes ese racismo que lo único que logra es que a nivel internacional nos vean como un país atrasado a pesar del crecimiento económico.

Anuncios