Ollanta Humala: El Discurso del Presidente


Ollanta Humala

El día de ayer se llevó a cabo el debate presidencial entre los dos candidatos a la Presidencia de la República, Ollanta Humala de Gana Perú y Keiko Fujimori de Fuerza 2011. Un debate un poco pesado para mi gusto pero interesante en algunas cosas que voy a detallar a continuación.

A pesar de haber sido formado en el Colegio Militar siempre pensé que los militares eran cuadriculados, que no pensaban y que estaban acostumbrados a dar y recibir ordenes verticalmente, sinceramente, pensé eso de Ollanta Humala y en el primer debate vi eso, pero esta vez pude visualizar a otra persona, un ser humano que se esforzaba por hacer bien su trabajo, un trabajo al que no está acostumbrado, el debate.

Un militar, por formación, está acostumbrado a tratar a toda mujer como una dama, esto, de alguna manera sucedió ayer, a Ollanta se le notaba un poco incómodo al cuestionar a Keiko, no podía “hacerla leña” como se dice en el argot popular, su respeto a la imagen femenina le impedía hacerlo, aún cuando Keiko, hasta en dos oportunidades levantó la voz y se mostró desafiante, Ollanta no sucumbió a la provocación, primera imagen de estadista.

Pero es en su discurso donde encontré mayores sorpresas, su verbo no es tan fluído y en algunas oportunidades hasta repetía las frases, en clara demostración de querer hacer bien las cosas y no cometer errores, no me cabe ninguna duda que él conoce a cabalidad su plan de gobierno y mejor aún sus propuestas, las repite a diario a las masas, pero es distinto hacerlo así donde se siente en confianza que hacerlo frente a cámaras de TV frente a una dama que a pesar de ser su contrincante, era una dama a la que debía respetar y encima con el tiempo medido.

Esto me hizo recordar la película ganadora del Oscar, El Discurso del Rey, la historia de Jorge VI y su problema de tartamudez, este no es el problema de Ollanta Humala, mas bien noto cierto “frenillo” en su lenguaje y quizás ahi su temor a expresarse en este tipo de debates donde la imagen completa del candidato se somete a la crítica de simpatizantes y oponentes.

Al igual que Jorge VI, Ollanta Humala ha enfrentado esos temores y lo ha hecho bien, sin embargo, mas allá de un discurso fluído ó una dotada oratoria, un país necesita un estadista, un estadista que no se amilane a lo adverso y que no pierda los papeles a la mínima provocación y es así como vi a Ollanta Humala, sereno, sin perder los papeles ante la más osada provocación de Keiko Fujimori.

Esas son las reacciones que esperamos de un estadista, serenidad para poder pensar con frialdad la toma de cualquier decisión que afectará a millones de peruanos, en contraparte, Keiko Fujimori a demostrado ser casi una copia de su padre, su comportamiento de niña “chancona” de colegio que se “pica” cuando le dicen una verdad y es capaz de levantar la voz, mentir y hacer creer que está ofendida, y seguro que lo está, las verdades ofenden, dicen.

No me gustaría ver a Keiko gobernando y tratando de solucionar un problema como el de Puno, de repente alguien le recuerda a su papá y es capaz de patear el tablero y meter el ejército ó quizás hacerse la tonta y darle de nuevo a Aguinaga el Ministerio de Salud y revivir el programa de esterilizaciones forzadas para terminar con los aimaras.

Quizás Keiko se ha confundido y piensa que ser estadista ó lider es hablar fuerte ó mantenerse firme en afirmaciones sabiendo que son falsas, de repente su mentor Alan le ha recomendado el dominio de la oratoria como soporte de propuestas engañosas ó de repente su propio padre le ha dicho que mienta, por que para él, como Machiavelo, el fin justifica los medios.

Un debate señores no lo gana el mas “vivo”, no, un debate tampoco lo gana el más “floro”, un debate lo gana quien dé las mejores propuestas y quien diga la verdad, en el 90 un desconocido Fujimori, criticaba y satanizaba el programa de gobierno del FREDEMO, luego ya supimos lo que hizo, Alan el 2006 hablaba de eliminar las “services”, hoy estas últimas siguen manejando planillas paralelas a su regalado gusto abusando de trabajadores hoy desprotegidos.

Para mi, bajo estos argumentos, hubo un sólo ganador y este fue Ollanta Humala y no sólo por su performance sino porque es el único que tiene un plan bien estructurado con propuestas concretas y factibles para eliminar la pobreza y la exclusión social, del otro lado,con Keiko, lamentablemente más de lo mismo, políticas asistencialistas que sólo ahondan el problema de la pobreza y mantienen el status quo económico que le sirve como combustible para los votos que pretenden conseguir en cada elección y de la misma manera, esos pobres siempre van a seguir siendo pobres.

Pensemos un poco y fijémonos una meta a largo plazo y pongamos en esa meta a nuestro país, ¿Cómo queremos ver al Perú? ¿Qué queremos para nuestros hijos? ¿Qué necesitamos para cambiar y para que cambie nuestro país? y sobretodo ¿Quién nos puede garantizar ese cambio? Yo ya decidí ¿Usted?

Anuncios