Voto x Ollanta=Voto de protesta…No creo.


Ollanta

Ollanta

¿Que hay en la cabeza de los peruanos?, ¿Que puede motivar a miles de compatriotas mostrar su conducta suicida e ir en contra de sus propios intereses y del bienestar común al votar por Ollanta Humala?. No logro entenderlo.

Algunos dicen que los beneficios del crecimiento económico no han llegado a los sectores más pobres del Perú y por eso el voto por Humala, un grito de protesta contra el sistema. Así, los que no tienen nada que perder patean el tablero. Podría entenderlo para los pueblos más recónditos del Perú ¿pero en Lima?

Es cierto que la mejora de la economía de los últimos años no ha sido suficiente para combatir los altos índices de pobreza, pero es innegable el aumento del bienestar común, o en todo caso el desahogo de una inmensa mayoría.

Si bien es cierto que no todos los peruanos han visto una mejoría directa en sus ingresos, también es cierto que alguien de su familia ha encontrado chamba, que a dos cuadras tiene un hospital que antes no existía, llegó el agua al barrio, sus hijos estudian en colegios con mejor infraestructura o el esposo regresa mas rápido a casa vía transporte público; todos, una combinación o alguno de ellos, pero algo hay.

Por eso no creo que el apoyo a Humala sea un voto de protesta contra el sistema. Lo que veo es una suerte de inconformismo natural más que un legítimo reclamo de inclusión social. Los peruanos nos agredimos, atentamos contra nosotros mismos, somos reyes del autogol.

Existe en nosotros, una necesidad por el malestar, por el lamento, por vivir en el desasosiego, en la pena y nunca escapar. Es más fácil sentirse maltratado y buscar consuelo que el esfuerzo que implica el éxito. Lamentablemente el peruano es flojo, le gusta estirar la mano.

Ese Perú de progresistas, ese Perú pujante del que Gastón Acurio o Nano Guerra García nos hablan, no es más que un espejismo. No es real. Es una minoría de la cual me siento orgulloso. Lógicamente esos pequeños empresarios que con tanto esfuerzo sacaron adelante su negocio jamás votarían por Humala, los que sí lo harán serán esa inmensa mayoría que no cree en el esfuerzo, que a cambio de un plato de frijoles está dispuesta a hipotecar su libertad y  a vivir en democracia. El respeto por los derechos y la tolerancia importa un carajo si hay comida sin trabajar.

El voto por Humala es el voto de los que no se esfuerzan ni querrán hacerlo. -Para que me esfuerzo?,-dirán, si ya llega Humala. Ya llegan vales de alimentos gratis,solo debo ser parte de su portatil y arengar a su favor. -Viva Ollanta!

Anuncios