Mas vale gringo acholado…


PPK

Toledo

Para aquellos que creen que los simpatizantes de Alejandro Toledo estamos en contra de Pedro Pablo Kuczynski, les digo que no es cierto. Al menos yo, no podría renegar de PPK porque sería renegar de los  logros de la administración Toledo en materia económica  y ello sería contradictorio.  Lo que manifiesto es que si bien PPK es una buena alternativa, Toledo es mejor.

El Perú es un país de amores y odios y con cambios de afecto a una velocidad sorprendente. Aquellos que hasta hace poco simpatizaban con la candidatura de AT, hoy no solo piensan dejar de votar por el sino que empiezan a mostrar odios y bajas pasiones en su contra. Entiendo el cambio de opinión, es perfectamente normal, pero de allí a hablar pestes de ese candidato, algo pasó, algo recordó, algo lo contagió.

Demoró en aparecer. Mismo virus que penetra y avanza sigilosamente, nuestras viejas costumbres del autogol aparecieron en escena. “No hay peor enemigo para un peruano que otro peruano y si tiene la cara de cholo con mayor razón”. Alcanzar el liderazgo regional, reconocimiento como economista o un gobierno con aciertos importa poco o nada, más pesa en la balanza la postura, meter la mano en un vaso con whisky o descansar en Punta Sal.

Las encuestas de este domingo me dirán si tengo o no razón, pero apostaría que la candidatura de AT va descender casi en la misma proporción que la de PPK va a aumentar. Porque nuestra sentido discriminador ya despertó y llegó a todos lados. Hoy leí en una pared en la  Av. Tupac Amaru, Comas, “Mas vale gringo acholado, que cholo agringado”.

Allí está. La mesa está servida para los publicistas y marketeros de PPK…. Aprovechen este insight!.

La frase es el fiel reflejo de nuestra sociedad, donde cholear eleva socialmente al que cholea, en un sistema diabólico que parte del blanco, al menos blanco y así sucesivamente hasta llegar al más desprotegido que generalmente es el quechua hablante con economía de miseria.

Costumbres arraigadas desde el S. XVIII aún no terminan por ser desterradas. 1) la cortesia extrema. 2) ceder ante lo extranjero (siempre mejor, por blanco y por extranjero). 3) no decir que no jamás (porque es de mala educación). 4) no preguntar mucho (por no ofender). 5) jamás decir lo que se piensa (siempre que la opinión sea contraria a la de la mayoría).

La gente ya despertó. Nadie quiere ser como el porque pese al éxito que puede haber alcanzado en su vida, nunca logrará ser distinto, nunca será gringo, siempre será el lustrabotas que fue cuando niño.

Anuncios