Cuando se le falta el respeto al Perú


Le falta el respeto al Perú

Esta campaña electoral en el Perú se está tornando un poco violenta, dimes y diretes, renuncias anunciadas, acusaciones de todo tipo, homofobia, etc. Pero hay que detenernos un poco en el transfondo de esta elección, lo que significa para el país y como podemos analizar a los partidos y sus reales intenciones.

Mas allá de las acusaciones de corrupción, de los insultos y de los adjetivos  he observado cierta falta de seriedad, no solamente en las candidaturas presidenciales y la composición de sus planchas sino en la composición de sus listas para el congreso y aqui me voy a detener ya que lo que he observado en la lista de Fuerza 2011, encabezada por Keiko Fujimori, es realmente preocupante, y digo esto refiriéndome a la poca estima que tiene esta agrupación por los cargos y mucho más por nosotros los votantes.

Bueno, esta es una lista constituída sólo con el afán de lograr votos a como de lugar, veamos, encabeza la lista Julio Rosas, presidente del concilio evangélico peruano que agrupa a todas las iglesias denominadas cristianas, sí, esas mismas que no dudan en solicitar el famoso diezmo a cambio de la salvación, lo raro es que una persona que dice pregonar y seguir la palabra de Cristo haya decidido representar a una lista donde hay investigados por corrupción como lo es Carlos Raffo y donde el candidato a la primera vice presidencia es nada menos que Rafael Rey, miembro activo del Opus Dei, bueno la búsqueda del poder político siempre ha estado de la mano de estas nuevas denominaciones que pretenden quitarle el sitial a la iglesia católica.

Luego vemos también en esta lista a Gian Carlo Vachelli, comentarista deportivo él, quien gracias a su carisma y a su limitación física se ganó un sitial en la televisión peruana, de él no tendría nada que decir sólo que no me parece correcto la utilización que hacen de su imagen y de que ya el Perú no soporta seguir viendo al congreso como un lugar a donde sólo se va a hacer dinero y a defender los intereses de unos cuantos.

En esta lista también encontramos a la voleybolista Leyla Chihuán y al cantante Pepe Vásquez quienes pueden querer mucho al país pero eso no es necesario para poder legislar, como no toman el ejemplo de Gastón Acurio, quien a pesar de tener la preparación suficiente para poder ostentar algún cargo público ha decidido trabajar por el Perú desde su propia “trinchera” en clara alusión a su profesión y, dicho sea de paso, ya ha hecho mucho por el país.

Pero lo más preocupante de esta lista es la inclusión con el número 3 de Kenyi Fujimori, el menor de los hermanos y a quien vimos acompañar a su padre muchas veces, la pregunta es la siguiente: ¿Qué puede aportar este muchacho? Hasta el día de hoy no se le conoce trabajo alguno, sólo el de hacer proselitismo político y mostrar sus bajos instintos con sus mascotas, además que al igual que sus demás hermanos no han demostrado como pudieron pagar sus estudios en el extranjero.

En esta lista también encontramos al inefable Carlos Raffo quien en el colmo de la desfachatez se a lanzado a hacer un show musical para presentar su candidatura, no se quien habrá engañado a ese señor pero no canta ni pío, encima ha comenzado a dedicar canciones creyendo tontamente que le van a dar publicidad gratuita cuando, contrariamente a lo que piensa, produce lástima e indiferencia, este señor sólo quiere mantenerse en el congreso para seguir evadiendo a la justicia en los casos de corrupción en los que está inmerso, escudándose en la inmunidad parlamentaria.

Para colmo de males han comenzado a salir denuncias de sus mismos partidarios aduciendo que les cobraban hasta US$ 200,000 para poder acceder a un número en la lista congresal, ¡Que descaro! Y lo que es peor aún, que todo eso debía coordinarse directamente con el reo convicto en la DIROES, como si esta fuese su oficina y todos los peruanos debamos pagarsela. El actual gobierno debe responder por esto, este tipo de privilegios sólo se dan en organizaciones mafiosas con tentáculos en el poder.

Esto, a mi entender, es faltarle el respeto al país, esto no es serio y demuestra una vez más que a Keiko sólo le interesa sacar a su padre a como de lugar, ella sabe bien que tiene pocas probabilidades de llegar a la presidencia por eso quiere enquistar en el congreso a sus más fieles seguidores y a su familia y lamentablemente cuenta con el apoyo de sus fanáticos seguidores quien hasta el día de hoy no despiertan del letargo mental al que han sido inducidos cegados por ese “agradecimiento” que viene estrangulando sus mentes cada día más y más.

No existen propuestas, el plan de Fuerza 2011 parece una tarea mal redactada de un principiante universitario, “grandes” ideas sin sustento alguno, “pilares” insostenibles, a mi me enseñaron que cada plan que se determine debe ser fundamentado y probado y cada acción a tomar debe reflejar ese fundamento, el plan debe ser coherente y enmarcado en una estrategia sustentable. Por ejemplo hablan de reducción de la delincuencia sin tomar en cuenta que los códigos actuales son las principales trabas para hacerlo, Señora Keiko Fujimori no juegue con el país por favor, Usted tiene el derecho de querer a su padre pero no pretenda hacernos cómplices de ese descabellado plan.

Anuncios