La necesidad de legalizar las drogas


En los últimos años hemos venido observando como los niveles de criminalidad motivados por la comercialización de droga han ido incrementándose, hemos observado tambié que pese a los esfuerzos de gobiernos de varios países este flagelo ha ido creciendo día a día, así podemos observar a países como México sumidos en el caos total reportando decenas de muertes diariamente por ajuste de cuentas ó por alguna venganza.

En el Perú el caso resulta más que preocupante, asesinatos selectivos, donde se encuentran involucrados ciudadanos de otros países se van dando con mayor frecuencia, a esto se suma los altos niveles de corrupción que el narcotráfico genera, el poder judicial prácticamente rendido a sus pies, las fuerzas armadas aún con remanentes entre sus filas de malos elementos que vienen haciendo negocios con el narcotráfico desde la época de Montesinos y Fujimori, época donde se involucró a las fuerzas armadas en este vil negocio.

Actualmente en el Perú se mueven más de 5,720 millones de dólares (Fuente: DEVIDA) esto corresponde al 6.6% del total del PBI, además indican que se movilizan 22 millones de dólares anuales sólo para elaborar cocaína (entrevista a Fabián Novak por Mariella Balbi en septiembre del 2009, tomado del boletín electrónico del IDEI), imaginemos ahora que estos montos que compran autoridades, enriquecen ilícitamente a delincuentes y generalizan la corrupción en el país, pueda ser gravado con impuestos, ¿Se imaginan la cantidad de divisas que se generarían sólo por este negocio?

En la década de los 20’s en los Estados Unidos entró en vigor la llamada Ley Volstead conocida también como la ley seca prohibiéndose en toda la nación americana la fabricación, transporte y comercialización de bebidas alcohólicas, esta ley buscaba darle a la sociedad americana un aire de modalidad y limpieza, reducir la criminalidad con represión y volver sana a la nación, craso error, esta ley sólo consiguió que los índices de criminalidad se disparen, que la ingesta del prohibido licor aumente clandestinamente y la aparición de grandes mafias que, al igual que ahora, mueven sus tentáculos en las mas altas esferas del poder.

Después de 13 años de las peores experiencias suprimieron la ley legalizando el consumo de alcohol y generando una industria millonaria regulada y con producción controlada, la criminalidad prácticamente desapareció y los grandes capos de la mafia comenzaron a caer, no por violar alghuna ley restrictiva sino más bien por tratar de evadir impuestos, así fue el caso del más prolífico capo de la mafia Al Capone, quien terminó sus días en una prisión federal acusado y sentenciado por evadir impuestos.

La droga hoy en día genera los mismos problemas con el agravante que han sido muchos años de clandestinidad y de enriquecimiento ilícito que han logrado formar verdaderos imperios de la mafia, sus tentácuos están enraizados en gobiernos, organismos del estado, fuerzas armadas, policiales, estan en todos lados, y sus cabezas no son visibles, al igual que Al Capone llevan una vida normal dentro de la sociedad escondiendo sus negocios en la clandestinidad y utilizando testaferros para hacer sus lavados de dinero.

Algunas voces disienten indicando que una hipotética legalización de la droga incrementaría su consumo, yo no lo creo así, basta darse cuenta del consumo clandestino que existe hoy en día, en oficinas, en grupos de amigos, en discotecas, en organismos del estado, en todos lados hay consumo, que la gente no se dé cuenta es otra cosa, de otra manera no sería tan lucrativo ese negocio. Pero el legalizarla va aclarar a los consumidores, quizás les mejorará la producción y los ingentes ingresos deberán ser declarados, al salir de la clandestinidad, los niveles de corrupción se reducirían al igual que la criminalidad, tal como pasó en los Estados Unidos de los años 20’s.

Creo que más allá que ver este tema como una cuestión moral ó con cucufatería, se debe ver como la salida a la luz de un negocio que ya se dá y que quienes se oponen a esto desde los países consumidores hasta los productores y los gobernantes de estos es porque no les conviene sacarlo a la luz, a ellos les conviene seguir manteniéndo un negocio clandestino produciendo dinero que no tienen que declarar y creando toda una fantasía llamada “guerra al narcotráfico”, inventándose organismos burocráticos como la DEA con grandes presupuestos para justificar una lucha que en el fondo nunca se dá. ¿Hace cuantos años que no cae un gran capo de la droga? ¿Hace cuántos años que en Estados Unidos no cae un sólo narcotraficante?

Es bien inocente pensar que en Estados Unidos no existen grandes capos de la droga, yo creo que los hay y en mayor cantidad y poder que en los países productores, recuerden los precios con que se valorizan los cargamentos en latinoamérica y los precios que dan en Estados Unidos, ¿Quién maneja mayores ingresos?

Anuncios