Estados Unidos, crónica de una reducción de impuestos anunciada


Se salieron con la suya, así es, los republicanos lograron obtener el apoyo necesario para aprobar la extensión de la reducción de impuestos para los más ricos generada por el gobierno de George W. Bush, reducción que más allá de lograr una mejora sustantiva en la economía del país y una reactivación de las inversiones, sirvió solamente para llenar más las arcas de los grandes grupos de poder económicos de este país y para que estos dividendos se vayan a engrosar las divisas de países como China.

Pero esto era de esperarse, la revuelta generada por el ahora silente Tea Party y el triunfo en las elecciones de medio término de los republicanos les otorgaron a estos últimos el poder suficiente como para “usar” esta extensión a manera de chantaje contra los proyectos por los que está luchando el partido demócrata, dentro de estos proyectos encontramos el esperado Dream Act, la extensión del seguro de desempleo y beneficios tributarios para los que menos ganan en este país.

Y esto demuestra fehacientemente, una vez mas, que el Tea Party no es mas que una buena estrategia de mercado de los republicanos, estrategia que les sirve para ganarse adeptos desinformados y desubicados que apoyen sus reclamaciones sin darse cuenta que sólo están contribuyendo al fortalecimiento de los grandes grupos de poder económico y a la impunidad con la que juegan dentro de un país que les permite, gracias a leyes y acuerdos bajo la mesa absurdos, beneficiarse de todo sin que nadie les reclame nada.

Y ahi están ellos, invirtiendo en asia, convirtiendo a China en la primera potencia económica del orbe y deprimiendo el mercado estadounidense, donde en vez de haber beneficiado a todas las pequeñas empresas que son el sostén real y verdadero de esta economía, benefician la huída de capitales.

Bueno pues, uno de los grandes argumentos de los que apoyan la extensión de la reducción de impuestos de Bush, es que la mayor parte de las empresas generan más de US$ 250,000.00 y que ellos serían los afectados, en referencia a la clase media estadounidense, FALSO, en los Estados Unidos el 89% de los negocios son unipersonales y se constituyen en la base de la economía de mercado, asimismo estos negocios unipersonales tienen como ingreso promedio anual unos US$ 50,000.00 (aproximadamente según el último censo del 2004).

El plan de Obama de reducción de impuestos para los que ganan menos de US$ 250,000.00 no era descabellado ni mucho menos afectaría a los pequeños empresarios (small business) ya que los ingresos promedios del grueso de estos están muy por debajo de esa cifra, esto sin duda no lo conocen la gran mayoría que salió a apoyar al Tea Party y su oposición a este tema y es que la gran mayoría de norteamericanos vive sumido en la desinformación y basta que salga un hábil embaucador para que caigan rendidos a sus pies, así, los pseudo líderes del Tea Party que no son más que republicanos respondiendo a una sucia agenda esbozada por grandes intereses económicos, no escatiman en argumentar falacias y mentiras y los “gringos” caen rendidos y entran en paranoia al extremo de tildar de socialista a Obama.

Lo cierto es que la estrategia le funcionó a los poderosos y ahora tienen dos años más para llevarse sus ganancias a China mientras este país se sume cada día más en la recesión, el desempleo crece, y los servicios incrementan sus costos, encima de eso ahora se hacen los difíciles para aprobar el Dream Act hasta que santifique la reducción de impuestos el senado y la refrenda Obama, definitivamente creo que Obama les debe meter una patada en el trasero y sacar de una buena vez el Dream Act y de paso la Reforma Migratoria antes de que asuma el nuevo congreso y de paso ponerle un freno a esta reducción de taxes y regresarla a lo que era su propuesta inicial.

Saldrán a las calles a vociferar estupidez y media los del Tea Party, los republicanos saldrán con mil y un pataletas pero lo cierto es que en el corto plazo el pueblo va a ser beneficiado y no sólo el pueblo, sino la economí de mercado y por ende el resurgimiento de su nuevo sostén: Las Pequeñas Empresas, están aquí en los Estados Unidos, sus dueños viven aquí y gastan aquí, ellos no desean irse a China ni a otro lado, ellos quieren invertir aquí en el país que los vió nacer ó que los cobija y quieren ver resurgir esa economía de consumo que tanto beneficio le trajo a este país hasta que llegó al poder George W. Bush y tiró todo por la borda.

Anuncios