El Tea Party, una triste estrategia de mercado


En las últimas elecciones de medio término en los Estados Unidos, el partido republicano tuvo un inusual despertar, despertar que se vió reflejado en las votaciones obtenidas que le otorgaron la mayoría en la cámara de representantes y una que otra gobernación. Bien, esto no sería trascendente sino porque hubo un factor determinante en estas elecciones: El Tea Party.

El Tea Party es un movimiento supuestamente espontáneo que nace debido al rechazo de la población al excesivo gasto y endeudamiento del gobierno norteamericano y digo supuestamente porque, a mi criterio, se trata de una estretgia de marketing político que pretende llevar al partido republicano nuevamente al poder y ¿Porqué pienso eso? Pues bueno, paso a detallar mis fundamentos.

Para comenzar el Tea Party nació allá por 1773 en lo que se denominó entonces como el Boston Tea Party (Motín del Té) cuando estos hecharon al mar un cargamento entero de té como protesta al gravamen que la corona británica impuso a varios productos incluyendo al té. Este acto de rebeldía sirvió entonces como inspiración para futuras revoluciones, incluyendo en este caso la que pretende darse en este país, pero, ¿Será una verdadera revolución? No lo creo.

Si bien es cierto que el norteamericano promedio se encuentra frustrado he insatisfecho por las políticas de estado de los últimos tiempos (décadas diría yo) y esto se fundamenta en la pérdida de los valores fundamentales del capitalismo como lo es el principio de la libertad de mercado y la poca intervención gubernamental, es cierto también que existe una doble intencionalidad en los que dirigen este movimiento contemporáneo que le está trayendo más de un dolor de cabeza al gobierno de Obama.

Los principios de este nuevo movimiento tienen mucho en común con el fundamento del partido Libertario del que es una de las cabezas notables Ron Paul, de quien se dice podría ser uno de los pre candidatos en las primarias republicanas, aunque pienso yo que debería lanzarse directamente a través de su propio partido, sin embargo el cálculo político lleva a este a comulgar con el ala más conservadora del partido republicano para así lograr una más amplia base de votantes, sin embargo, el cálculo político también lo está haciendo el partido republicano quien en este momento a logrado colocar a dos de sus más conservadores y futuras promesas como lo son Marco Rubio y Rand Paul (hijo del mismo Ron Paul) conservadores que, a mi criterio, adoptan ciertos fundamentos Libertarios pero con el afán de beneficiar a los más grandes grupos de poder en este país.

Y esto se traduce en uno de los principales discursos de este movimiento donde piden la reducción de intereses a las empresas mas grandes, al respecto existe un recorte de impuestos promulgado por el pasado gobierno de George W. Bush para los más ricos, recortes que supuestamente deberían haberse traducido en mayores inversiones dentro de la nación americana pero que a la larga sólo ha permitido que las ganancias generadas por estos terminen siendo invertidas en economías emergentes y en China.

Hoy estos líderes del Tea Party reclaman la extensión de esos recortes como la única vía de reflotar la alicaída economía americana, sin embargo no han reparado que este fue uno de los principales motivos del hundimiento de esta economía, pero ahi está ellos como hipnotizados saliendo a las calles a llamar “socialista” a Obama sin darse cuenta que lo único que desean estos líderes es seguir alimentando los bolsillos de los grupos de poder económico quienes de seguro son sus principales contribuyentes.

Asi es señores, a mi criterio, este país requiere de una transformación económica que parta del fortalecimiento de su clase media y que reflote su economía de mercado a través de las pequeñas empresas, sólo así van a lograr que se fortalezca esta, los pequeños empresarios no están pensando en ir a “meter” su dinero en otros países, los pequeños empresarios han cimentado sus bases aquí y aquí desean quedarse, aquí desean formar sus hogares y aquí desean desarrollarse, las grandes inversiones son necesaria, si, pero necesitan cierto control para que este país no vuelva a pasar por otra crisis similar a esta.

El Tea Party es una estrategia de marketing para mantener el poder en manos de los grandes grupos económicos de este país, quizás existan las mejores intenciones en sus simpatizantes, quizas ellos esten buscando la libertad fiscal necesaria para poder formar nuevas empresas, quizás, pero mientras sigan cegados por esos líderes que no comulgan con sus intereses sólo van a seguir beneficiando a quienes hasta el día de hoy manejan y controlan este país a su regalada gana.

Anuncios