Felicitaciones Susana


Felicitaciones a mis amigos, familiares y conocidos que votaron por Susana Villarán en estas últimas elecciones para alcalde de Lima porque ganaron. Pese a que no comparto con ellos esta alegría los felicito porque  la tolerancia y sobretodo el respeto debe prevalecer siempre.

Ganó Susana y disculpándome con los que opinan distinto creo que no ganó la mejor. Ganó el voto al carisma antes que la propuesta coherente y técnica. Porque si algo no puedo negar es que Susana es simpática, cae bien.

Al menos en ello estoy de acuerdo con sus simpatizantes. Susana es carismática, se parece a una abuelita de afiche publicitario -de esos navideños que aparecen por montones por estas fechas- y es además culta, profesional y bien informada.

En realidad, mi “no voto” a su propuesta no fue por ella sino por el partido que formó de manera improvisada. Un proyecto así requería del apoyo de cualquier agrupación que le ofrezca votos y fue allí donde perro, pericote y gato se trepó al coche sin pensarlo dos veces.

Y ello es lo que no comparto. Veo con desagrado a un Nilver López, actual dirigente del SUTEP, agazapado y esperando el momento en el que pueda levantar la cabeza y decir “Hey, Susana donde es la caja porque vengo a cobrar mi factura” y claro porque el apoyo brindado por los maestros no fue gratuito. Veo a un Alberto Moreno, líder de Patria Roja, esperando el momento para persuadir a los marxistas leninistas salir al ruedo.

Me parece difícil creer que organizaciones que esperan años una oportunidad desperdicien una tan clara como esta, la que su nueva lideresa Susana les ofrece. Veo con miedo que retrógradas trasnochados apliquen sus viejas teorías poniendo en riesgo la continuidad de lo avanzado a la fecha. La mesa está servida, ojala no tengan buen provecho.

Anuncios