Los caprichos de su majestad Bayly


Jaime Bayly

Los años van pasando y en lugar de convertirte en una persona más tolerante, más risueña, más sabia, descubres con resignación que te conviertes en alguien enfurruñado, escéptico, ermitaño, alguien que no cree en nada ni en nadie…”, (Jaime Bayly publicado este 20 de Setiembre en Perú 21).

Solo leyendo este texto puedo entender, en parte, el ensañamiento de Bayly con Lourdes Flores Nano. Una campaña demoledora que emprendió hace algunos meses desde su trinchera de Frecuencia Latina, Canal 2.

El escepticismo del francotirador convertido en rabia no es predecible. Puede aparecer en cualquier momento y contra cualquiera que se le cruce en el camino. Puede tener razón o ser simplemente puros disfuerzos.

Por sus caprichosos ánimos han pasado Alan García, Diego Bertie, Schultz padre e hijo, inclusive Baruch su jefe y dueño del canal donde labora. Nadie puede contradecirlo y menos joderlo, de lo contrario podría quedar, mínimo sin chamba como Beto Ortiz y máximo con la reputación por los suelos como Lourdes Flores.

Bayly tiró a la basura años de una trayectoria política intachable, al vincularla con la corrupción del SIN y al narcotráfico, debido a sus vínculos laborales con Julio Salazar Monroe y Cesar Cataño, investigado por lavado de activos.

El remate fue la difusión de un audio -a mi parecer nada trágico y entendible por el contexto- en el que Lourdes con la sangre en la boca habla de no aceptar la última encuesta de opinión que la coloca en segundo lugar y en el que menciona “meterse la alcaldía al poto” considerando, ella, una campaña irregular.

Bayly logró que los votantes tomen distancia y la consideren un riesgo debido a su perfil corrupto y poco comprometido. Nada más lejos de la verdad porque independientemente que Lourdes guste o no, ha demostrado ser una demócrata honesta y combativa.

Bayly se burla de sus televidentes y del país. Puede pronunciar halagos de una persona, idea u agrupación si su caprichoso ánimo así lo dispone y en los siguientes días lanzar sobre el mismo blanco los dardos más filudos e hirientes porque se convenció repentinamente que aquello que defendía no era correcto.

Sino recordemos la manera como terminó su alianza con Barba Caballero, sacándolo de la escena política o como  nos recordó la probada corrupción de Alex Kouri en los casos del SIN y los peajes para luego limpiarle la cara en una entrevista condescendiente que mostraba su lado más humano.

Así es Bayly, no se le entiende. De la misma manera como lanzó a la fama a Tongo o llevó a la alcaldía de San Isidro a Antonio Meyer, por el simple capricho de acostarse con su hijo, El Zorro Christian,  ahora lo hace con Susana Villarán, su nueva creación.

Queda claro entonces que no son propios méritos los que colocan a Susana Villarán en el primer lugar sino los votos en contra de Lourdes, los cuales han aumentado desde que el inefable Bayly inició su campaña de desprestigio y a ello se le suman los votos que Kouri dejó en el aire.

Lo más probable es que Bayly se arrepienta próximamente y termine convenciendo a sus seguidores que Lourdes era la mejor opción y que si se presentara nuevamente la apoyaría. Lamentablemente lo que si es predecible es que si Lourdes pierde esta elección ya no la veremos en una siguiente. Una verdadera lástima.

Anuncios