¿Resurgimiento senderista ó magnificación mediática?


Hace unas semanas un reducido grupo de la agrupación narco terrorista sendero luminoso se reunió en las instalaciones de la Universidad Mayor de San Marcos, marcharon y levantaron arengas para que liberen a los que ellos consideran presos políticos y que no son más que delincuentes encarcelados por crímenes probados y sentenciados por el poder judicial.

No faltaron las voces que recuerdan con melancolía al ex presidente Fujimori, voces que amnésicamente borran de sus mentes los más insólitos casos de corrupción y que más allá de esbozar un análisis concienzudo de la situación se comportan como aves de rapiña buscando sacar provecho de una situación donde quizás ellos tengan más responsabilidad que cualquiera, igualmente salió el presidente García a declarar que no vacilaría en intervenir en dicha universidad.

Resulta pues preocupante este tipo de acciones, pero más preocupante resulta que esto se dé en determinadas circunstancias, algunos terroristas saliendo libres y un clima electoral que comienza a tomar forma trayendo, como en este caso, recuerdos que ningún peruano desea volver a vivir.

Lo cierto es que sendero luminoso nunca desapareció, ellos estuvieron replegados en la zona que hoy se conoce como VRAE (Valle de los ríos Apurímac y Ene) y que han venido realizando actos aislados desde los años 90’s, década donde el periodismo estuvo controlado por la mano corrupta del ex-asesor Vladimiro Montesinos y su socio Alberto Fujimori, esto sería corroborado con los videos dejados por el ex-asesor, durante esos años fallecieron muchos militares peruanos, entre oficiales, sub oficiales y personal de tropa, nunca se supo la verdad, la maquinaria fujimontesinista lo oculto, lo cierto es que que cada vez que sucedía una emboscada y fallecía algún militar, ni siquiera aparecía en la prensa ó se le dedicaba un minúsculo espacio que pasaba desapercibido.

Fuentes muy confiables y fidedignas del ejército peruano aseguran que estas acciones se minimizaban ya que no correspondían a la verdad de los hechos, que muchas de estas acciones, “supuestamente” terroristas correspondían en realidad a facciones de narcotraficantes que en mucho de los casos trabajaban en conjunto con ciertos militares corruptos y que muchas de las emboscadas no eran más que situaciones de “vendetta” por problemas de dinero por la avaricia de algunos militares al no repartir el dinero pagado por el narcotráfico con su tropa, la historia es muy triste y no menos escalofriante.

Pero, para nadie es noticia que el aplacamiento del terrorismo en los 90’s se debió más que todo a una estrategia esbozada por el entonces asesor Vladimiro Montesinos, una estrategia cuyo fin era el de eliminar las fuentes de financiamiento de sendero, esta fuente de financiamiento provenía del narcotráfico, sendero le proveía de seguridad al narcotráfico para que puedan transitar libremente por las zonas donde prevalecía la violencia senderista.

Para este fin se promulgó la ley de apología del terrorismo, ley que se utilizó como medida de presión en las negociaciones llevadas a cabo por Montesinos y los cabecillas del narcotráfico, así sacrificó primero al tristemente célebre “Vaticano”, narcotraficante que en una audiencia en su juicio señalo expresamente a Vladimiro Montesinos indicando que tenía un trato con este y que había sido traicionado por el ex asesor, de esta manera demostraba su poder ante los capos de la droga y lograba un “traspaso” del negocio de protección de sendero al ejército peruano en manos de la cúpula corrupta fujimontesinista.

Después de la caída del corrupto régimen fujimontesinista se trató de hacer una limpieza de malos elementos en nuestras fuerzas armadas pero es imposible hacerlo después de un régimen donde la corrupción fue generalizada y donde se involucró hasta militares sub alternos y oficiales menores, muchos de estos últimos ahora de rango medio o de oficialía mayor.

De igual manera en las universidades el descontento fue creciente contra las acciones de sendero quienes vieron en el amedrentamiento su más alta fuente de aceptación en esos recintos, sin embargo luego de la intervención estatal en las universidades este amedrentamiento pasó al otro bando y comenzaron las desapariciones de estudiantes, muchos de ellos inocentes pero que servirían como escarmiento para alejarlos definitivamente de sendero y a su vez a estos de las universidades.

Lo cierto es que en estos días es muy poco probable que se pueda reaparecer este grupo que esbozaba la tan mentada lucha armada como medio de imponer su obsoleta ideología, en estos tiempos ya nadie quiere regresar a los tiempos de violencia, ni siquiera ellos mismos,  por eso felizmente, salieron los universitarios sanmarquinos a protestar en contra de la violencia y en contra de sendero.

Asimismo, el tratar de amedrentar a la población con un aparente resurgimiento de esta lacra terrorista sería subestimar a nuestras fuerzas armadas y policiales y específicamente a sus servicios de inteligencia a menos de que exista un interes mayor para que este “resurgimiento” se de aunque sea mediaticamente para favorecer alguna candidatura.

Aqui les dejo algunas manifestaciones de alumnos de San Marcos quienes rechazan tajantemente la violencia y quienes sobretodo desnudan alguna verdad sobre lo que realmente sucede en su universidad. (Videos cortesía de lamula.pe en junio del 2010 e ImaginAcción en el 2002)

Anuncios