Perú, país de corruptos…


¿A quién le puede convenir más esta triste afirmación? Bueno, he venido, desde hace unos días, buscando información acerca de comentarios, declaraciones y entrevistas del inefable Carlos Raffo, paladín incólume defensor del reo convicto Alberto Fujimori y por ende de su no menos inefable hija Keiko, lo que he encontrado me ha llevado a generar algunas teorías e hipótesis con respecto a su accionar y a su temible estrategia publicitaria.

Como publicista el Señor Raffo sabe muy bien como manejar el lenguaje comunicacional y sobre todo como posicionar algo en la mente de los consumidores, sabe que repitiendo a diario que todos son corruptos en el Perú la gente lo va a asumir asi, y vemos como en los debates en los que participa en vez de confrontar ideas se dedica a sacar los trapitos sucios de su oponente y si no los encuentra los busca en algún familiar asi sea de tercera generación, ¿Qué logra con esto?, en los sectores más educados de la población nada, sólo es visto como lo que es: un reverendo cínico y sinvergüenza.

Pero la preocupación viene por los sectores menos educados, por ende los menos favorecidos económicamente hablando, sin tratar de generalizar ya que existen muchas mentes lúcidas aún en esos sectores, pero los que no, aceptan ese discurso y lo afianzan, tuve la tristeza de confrontar a algunas personas de esos sectores e ingrata fue mi sorpresa cuando me di cuenta que el discurso de Raffo había calado hondo en esas mentes, así, ellos afirmaban que nuestro país es un país de corruptos y se sustentan en los ejemplos descabellados esgrimidos por Raffo.

Entonces, atando cabos, comencé a recordar los tiempos de la dictadura fujimontesinista y recordé que en cierta ocasión una fuente muy confiable me había informado que existía un grupo de profesionales que trabajan “por lo bajo” con el recordado SIN (Servicio de Inteligencia Nacional) comandado en ese entonces, desde las sombras, por Vladimiro Montesinos y con el aval de Fujimori.

Este grupo tenía como misión rebuscar en todos los archivos de todas las instituciones del estado cualquier problema, cuenta pendiente, error, etc. que pudiera haber cometido algún personaje que atentaba contra los intereses de la dictadura fujimontesinista, así, recordé a Guido Pennano y a otros que fueron víctimas del odio gansteril de aquella dictadura.

En esos tiempos el “modus operandi” era el mismo, buscar pruebas de corrupción en todos, así convertirían al Perú en un país de corruptos y al dictador Fujimori en el enemigo de ellos, ahora, en estos tiempos se repite la misma fórmula con el agravante de incluir en esta tenebrosa estrategia el factor “sendero”, así “resucitan” fantasmas de los 80’s y 90’s asustando al poblador promedio y colocan de nuevo en el escenario político al corrupto Fujimori pero ahora usando a su hija Keiko, asi, en un país de corruptos, Fujimori vuelve a cobrar vigencia.

Hay que tener mucho cuidado a la hora de votar, se vienen elecciones muy importantes para el Perú, hay que saber observar y sobretodo analizar de donde vienen las acusaciones y cuales son las verdaderas intensiones, yo por mi parte sé que jamás en mi vida voy a votar por un Fujimori y mucho menos por un Kouri.

Y es que Alex Kouri es otro de los que viene utilizando esta misma estrategia, por algo no es apoyado directamente por el Fujimorismo, así, con un alcalde corrupto ellos cobran mayor vigencia, es lamentable, que nuestro país sea visto por estos señores como una “chacra” donde ellos son los principales abigeos y donde no les importa el cultivo sino el dinero que van a sacar de ahi.

El Perú señores no es un país de corruptos, somos millones los que estamos en contra de eso y los que no estamos dispuestos a permitir que se tire poor la borda todo lo que se ha avanzado, el Perú necesita de profesionales que trabajen con un norte definido y que lo hagan pensando en el éxito como nación y no en el éxito personal, si queremos salir del sub desarrollo comencemos por ahí, aprendamos de una buena vez a elegir bien a nuestros gobernantes y no nos dejemos llevar por cuentos de gente a la que no le interesa el Perú.

Anuncios