Aldo Mariátegui y la invalidez mental


Hace unos días ya venía escuchando referencias de este señorito hasta que recordé su ataque certero contra una congresista quechua hablante en Perú por no saber escribir en castellano, ataque que en tono de burla lanzó una clarinada de alerta sobre las bajas pasiones que tenía guardadas este inefable ser.

Y es que en los últimos días ha cobrado cierta notoriedad este señorito al enfilar sus baterías en la antigua izquierda peruana y en el ex presidente Alejandro Toledo, así como en todo aquel que ose esgrimir algunas palabras ó razones en contra del corrupto reo convicto Fujimori.

Pues sí, resulta muy extraño que de Fujimori no diga absolutamente nada el tipo este y lo peor que sus fundamentos denigrantes rayan con lo discriminatorio y con la burla al tratar de minimizar al ciudadano de rasgo indígena, si analizan los diversos escritos de Mariátegui se van a dar cuenta que todo va por colocar al indígena y al izquierdista como incultos, iletrados, títeres, vagos, borrachos y tontos útiles; asi siempre ha sido la visión del criollo, siempre ha minimizado al indio, siempre, históricamente.

Así como el señorito Mariátegui, la educación escolar en el Perú durante décadas nos mostro a un indígena tonto, bobo, nos enseñaron que 100 españoles sometieron a 12 millones de incas en un sólo día, nos enseñaron que los indio eran ladrones, que los indios eran los malos, ahora, ya en el siglo XXI y después de haber avanzado grandemente en la conciliación de nuestra sociedad, aparece este fascista a querer imponer el odio nuevamente.

Pero esto sólo tiene un afán, el de perpetuar la corrupción en el Perú, el seguir con una agenda equivocada que hoy le pasa factura a sociedades “modernas” como la estadounidense y que sólo logran división y odio, Aldo Mariátegui no ha aprendido que en estos tiempos ya no existe el imperio de la ley impuesto por el más poderoso y que el más poderoso ya no es el criollo o blanquito. El imperio de la ley en una sociedad moderna no es excluyente, el imperio de la ley en una sociedad moderna no denigra al menos privilegiado.

Aldo Mariátegui debe aprender que el también es un ser humano y que tergiversación no es de moralidades fuertes ni de honrados, que la izquierda no es sinónimo de “terrorismo” y que la tolerancia le va a convenir hasta a él mismo, tiene que aprender que esa izquierda de la que tanto se burla y a la que parece odiar tiene fundamentos en la ideología de su abuelo José Carlos Mariátegui y que ahi no se contempla ningún tipo de autoritarismo ni de caudillaje.

Aldo Mariátegui tiene que aprender que los extremos son malos, tanto de derecha como de izquierda, así no puede confundir el fanatismo con la ideología veraz, sino a él mismo se le podría calificar de terrorista mediático, él tiene que aprender que la exclusión social genera odio y que esta exclusión social fue el principal caldo de cultivo de la lacra terrorista llamada Sendero Luminoso, no se da cuenta este señorito que su verbo inflamado sirve de combustible para esto, lo creí inteligente pero me doy cuenta que no lo es.

No lo es, no es capaz de hacer un análisis concienzudo de la situación social y política del Perú, no es capaz de ver que gobiernos como el de Toledo le devolvieron la institucionalidad al Perú y que su responsabilidad fiscal hizo que el país despegue económicamente y ahora se goce de esto y que el mismo disfrute de sus frutos, no es capaz de darse cuenta que una institución como la Sunat no puede tener un poder supra judicial porque su jefatura es nombrada por el gobierno de turno y puede ser utilizada de manera imparcial tal como sucedió en el gobierno corrupto de Fujimori.

No es capaz de darse cuenta que la única y verdadera “mierda” es la que emana de sus cuerdas vocales al  denigrar a personas por su nivel intelectual ó porque llevan polleras, pues si eso le da verguenza entonces que se vaya a vivir a Inglaterra ó a Estados Unidos donde de seguro comenzaría a vomitar odio en contra del presidente Obama y de seguro ya se hubiera inscrito en el retrógrado nuevo movimiento “Tea Party” madriguera de odiadores racistas xenófobos.

El Perú señores ya no está para ningún tipo de odiadores, el Perú necesita seguir conciliando a su sociedad y seguir eliminando la exclusión social, sólo así se va a caminar hacia el desarrollo y sólo así se van a ir eliminando paulatinamente a a quellos asuzadores políticos que se aprovechan de lo mínimo para tomar y bloquear carreteras para frenar lo que ellos piensan es el beneficio de sólo unos cuantos.

¡Ah! y si no fuera por Claudia Cisneros nunca hubiera visto el noticiero donde aparece este tipo.

Anuncios