Inmigración en los Estados Unidos


Muchas veces hemos escuchado de una y otra parte que pertenecemos a diferentes naciones, quizás sea cierto si nos remitimos a la tierra donde nacimos y donde fuimos criados, pero ¿Por qué pensar de esa manera? ¿Es qué en realidad somos distintos? pues no es así.

Nosotros todos somos seres humanos en principio y esa es nuestra nación nosotros debemos enarbolar antes que nada la bandera de nuestra especie, ¿Qué ganamos metiéndonos a la cabeza que somos distintos? eso mis amigos es una invención del propio hombre para obtener beneficios personales, las sociedades modernas en etapa de evolución nos indican que el camino tiende a la unión, a luchar por nuestra especie y nuestro hábitat.

Bajo este concepto ¿Cómo analizamos el problema inmigratorio? Veamos, en principio esto no es fenómeno actual, es algo que se viene dando desde hace muchos años atrás, la bonanza económica de este país ha determinado diferentes olas migratorias, ya tenemos el ejemplo de los irlandeses, los italianos y claro, porque no mencionarlo, los propios británicos, quienes junto a los franceses y españoles fueron los primeros inmigrantes, y que no se diga de las atrocidades que se cometieron ya que hasta el día de hoy arrastran el sentimiento de culpabilidad por eso.

Ahora bien, si nos damos cuenta, cada una de estas olas ha contribuído enormemente a este país, ya sea enriqueciendo su patrimonio cultural o aportando de manera considerable a su gastronomía, ¡Imagínense a los Estados Unidos sin pizzas!, nosotros también lo haremos y, es más, desde ya lo estamos haciendo o sino preguntemos a los ciudadanos estadounidenses que harían sin Taco Bell ó como se divertirían si no existiese South Beach.

Y esto sólo para nombrar algunos aportes que trascendentalmente contribuyen a esta economía, ni que hablar de la creatividad de nuestros empresarios que con la mitad del capital necesario y sin documentos hacen ya maravillas en este país, demás queda decir la oferta de trabajo que generamos, por que sí, acá no venimos sólo a conseguir empleo, acá nos fabricamos nuestro propio empleo, generamos negocios, generamos empresa y damos trabajo inclusive a los mismos ciudadanos norteamericanos.

Bien, hasta aquí queda demostrado que históricamente la inmigración en los Estados Unidos es un hecho contundente y trascendental para su desarrollo, no lo olvidemos nunca, este es un país de inmigrantes y ahí radica su riqueza cultural y multi étnica.

Pero que hay de cada uno de los que pertenecen a este inmenso grupo de inmigrantes que por cuestiones legales se encuentran sumidos en las sombras, ¿Es eso realmente digno para un ser humano? Vivir explotado, sin derecho a nada, sin siquiera tener la facultad de poder acudir a la justicia por algún abuso por temor a ser deportados, ¿Es eso humano? No señores, de ninguna manera, y es ahí donde radica la naturaleza de la protesta, somos seres humanos y tenemos dignidad, busquemos un entendimiento con las personas que deciden en este País y demostremos que están errados, la historia y el derecho innato de ser libres como seres humanos les da la razón.

Sé que todos, incluyendo las personas que se oponen a esta causa, buscamos un mundo de paz, un mundo de igualdad, donde todos podamos gozar los mismos derechos y tener las mismas responsabilidades, como seres humanos esa es nuestra aspiración. Sólo unidos podremos hacer prevalecer nuestra voz pero teniendo bien en claro que esta causa está basada en una aspiración suprema del ser humano, la LIBERTAD.

Anuncios