A mi tampoco me gusto Fujimori, sin embargo…


Me hervía la sangre cuando lo veía en la tele con su risita cachacienta. Me daba la impresión que se burlaba de todos los peruanos cuando intentaba mostrar su gobierno fascista como democrático. Chino rata.

Fujimori fue un dictador y su gobierno una dictadura, pese a lo que puedan argumentar sus “demócratas” partidarios. Una dictadura que derivó en un gobierno corrupto e ineficiente y esos costos son los que debe afrontar ahora con responsabilidad.

Fujimori mal utilizó los recursos del estado para fines propios, controló los medios de comunicación, allanó con fiscal falso la casa de Trinidad Becerra, esposa de Vladimiro Montesinos, y ordenó la matanza de “La Cantuta” y “Barrios Altos”.

Entiendo que se le deba juzgar por estos delitos tal cual se ha hecho y se sigue haciendo, salvo el último punto en el que no comparto el ensañamiento por parte de los medios, los políticos, la fiscalía y el pueblo en general.

Y es que creo que la violación de los derechos humanos que se le inculpa a Fujimori fue en tiempos de guerra. Fueron tiempos muy difíciles para tomar decisiones y a diferencia de sus antecesores Fujimori tomó decisiones y estuvo al mando.

El terrorismo no fue una guerrilla. Combatirlo fue pelear contra cobardes fantasmas que no daban la cara y que no eran fáciles identificar. Campesinos inocentes por las mañanas, por las noches volaban la comisaría y acribillaban a sus policías. Si repeler ataques es difícil, hacerlo cuando no se sabe de donde vienen es mucho más.

Ahora esta política tuvo excesos y que me perdonen los familiares de los fallecidos y las victimas de ellos, pero a pesar de ello la política Anti terrorista del chino rata dio resultados.

Que me disculpen los afectados y solo ellos, no aquellos que se rasgan las vestiduras pro derechos humanos incluyendo la vida de los mismos terroristas, no aquellos que ahora pueden viajar por tierra al interior del país y ver a sus hijos crecer en un país en paz y al mismo tiempo critican con dureza la política que el Chino empleó.

Que solo me disculpen los familiares y victimas de esos excesos porque solo ellos  tienen todo el derecho de sentir que esa política no funcionó. Lamentablemente, gracias a esas decisiones el Perú ahora es un país en paz y con crecimiento sostenido, con miras a estar entre los más grandes de la región para los siguientes años.

Anuncios