Fujimori y el argumento de los tiranos


Se comienza a calentar el escenario político en Lima y con este calentamiento comienzan a surgir los posibles candidatos, algunos de ellos ya lanzados como Keiko Sofía Fujimori Higuchi hija del ilustre ex presidente y reo convicto por crimenes de lesa humanidad Alberto Fujimori Fujimori.

Y es que esta candidatura a generado los más candentes debates, por un lado los que se oponen a esta candidatura por considerarla como la candidatura de la corrupción y yo estoy de acuerdo con esa afirmación y los que apoyan abiertamente esta candidatura.

Los argumentos de los que nos oponemos son ampliamente conocidos, pero vamos a analizar los argumentos de los que apoyan a esta señora, veamos.

En primer lugar argumentan la lucha contra el terrorismo, dicen que Fujimori acabó con el terrorismo lo cual es totalmente falso, si bien es cierto las fuerzas policiales desbarataron la cúpula senderista, existió un innegable negocio entre Vladimiro Montesinos, Alberto Fujimori, la cúpula militar encabezada por el General Nicolás de Bari Hermoza Ríos y los capos del narcotráfico en el Perú así como con los remanentes de Sendero a quienes se les relegó a la zona hoy conocida como VRAE.

Fuentes militares afirman que durante todo el período Fujimorista en esa zona siguieron muriendo oficiales y personal militar y nunca hubo cobertura periodística, ya luego veríamos como la prensa en casi su totalidad estaba comprada por dinero del gobierno de turno que nadie hasta ahora sabe a ciencia cierta de donde provenía, se dice que de las reservas internacionales, del narcotráfico ó de las cajas militares.

Sendero estuvo operando todo ese tiempo en esa zona bajo la indiferencia del gobierno fujimorista, siguió haciendo negocios con el narcotráfico ya que a estos últimos les resultaba un menor costo de protección, se enriquecieron y se armaron hasta los dientes, pero su objetivo ya no era la lucha armada sino un floreciente negocio de protección al narcotráfico.

Así, con el retorno de Fujimori y el lanzamiento de su hija a la Presidencia del Perú, observamos de manera sorprendente como un sector de la prensa comienza a magnificar las acciones que cada año se suscitaban en la zona del VRAE, acciones que sólo benefician a quien aduce haber eliminado el terrorismo del Perú, y aqui nace la cuestión: Si el terrorismo desapareció del Perú y la economía ya caminaba firme al progreso, ¿Cómo es que aparecen nuevamente los terroristas si su caldo de cultivo ya no existe? ¿No será que estos mantienen la sociedad con el fujimorismo y hay tanto dinero de por medio que ahora en vez de argumentar una lucha armada sirven de lleno a las aspiraciones fujimoristas?

Otro argumento es que estabilizó la economía del Perú y eso es cierto, pero no fue un plan esbozado por el fujimorismo, todo lo contrario, ellos durante toda la campaña del 90 satanizaron la posibilidad de un ajuste económico que planteaba el FREDEMO abiertamente y que era una de las principales recetas del FMI para estabilizar la economía, al final ganó Fujimori y lo primero que hizo fue aplicar un brutal shock económico que generó saqueos en todo el Perú.

Si bien es cierto se logró estabilizar los indicadores macroeconómicos no sucedió lo mismo con el sector productivo ya que Fujimori ultra liberalizo las importaciones llegando al punto de casi eliminar la industria nacional, el crecimiento de las reservas internacionales se vió estancado en 1997 y comenzó a decrecer a partir de ese año, algunos aducen este hecho a una crisis económica mundial sin embargo esta crisis no fue tan profunda como la de estos tiempos y afectó al Perú porque su sector productivo era casi inexistente.

Cabe señalar que en este último período se esfumaron como por arte de magia casi 2,000 millones de dólares de las reservas internacionales.

Los argumentos esbozados por los seguidores de Fujimori pierden validez al exponerse los actos de corrupción mantenidos durante su gobierno, violentó la constitución, mando a asesinar a personas inocentes, compró la conciencia de los medios de comunicación, empresariado, congresistas, profesionales, institucionalizó la corrupción en el Perú, estableció la viveza como norma de vida en el peruano y se rió de las instituciones, el Perú perdió mucho durante ese período.

Pero al igual que los peores tiranos de la historia como Hitler, argumenta sus escazos aciertos para fundamentar sus acciones, Hitler hizo de Alemania una potencia económica y militar y eso no lo hace ser ni siquiera un buen gobernante.

Anuncios