Caballero nomas, que nos queda sino defendernos


Por la puta madre, que salados que somos los peruanos. Justo cuando empezamos a salir de la pobreza en la que hemos vivido las últimas cuatro décadas,  tenemos ahora que tomar medidas concretas para proteger nuestra soberanía.

Y es que protegernos del armamentismo chileno significa orientar millones de dólares a la compra de armas en lugar de construir carreteras, colegios y postas médicas. Jode pero al parecer no queda de otra.

Chile destina el 10% de sus ingresos por la explotación del cobre a la compra de armas, lo que le permite ser el país mejor armado de la región luego de Brasil, mientras que Perú cuenta con armamento que data de los 70s y 80s, piezas solo valoradas en un museo.

Para tener una idea de la diferencia confrontacional, la superioridad Chilena es 12 a 1, según declaraciones del ex comandante general del ejercito peruano. Decir 2 a 1, es hablar del doble, es decir estar en problemas, decir 12 a 1 es no tener la mínima posibilidad de ganar un combate.

No me gusta la guerra, pero creo que es necesario destinar parte de los ingresos a la compra de armas, reestablecer el servicio militar obligatorio y operativizar los cuarteles. La intensión no sería el ataque sino la defensa.

La economía juega también un rol importante. Si bien en los últimos años se aplaudieron las inversiones chilenas (no olvidar que Chile es el primer inversionista en el Perú) ahora hay que limitarlas en los sectores estratégicos.

Aunque es algo tarde para el mercado aéreo, ferrocarriles o Luz, donde las empresas chilenas dominan, queda no ofrecerles los puertos ni la escuela de aviación de Collique, ya que en un posible conflicto bélico jugarían a favor de su querida tierra, no seamos ingenuos.

Anuncios