El inhumano mundo de los humanos


Vaya título para este tema que de seguro va a “agarrar” carne en más de uno, pero sobretodo en aquellos que viven día a día destilando odio a granel.

He leído en varios foros muchas críticas, señalaciones, juzgamientos y burlas hacia aquellos que no creen en religión alguna, peor aún cuando son ateos, igualmente cuando siguen doctrinas políticas que no se acomodan a su estrecha manera de pensar, se les tilda de comunistas y otros adjetivos peyorativos.

Sin embargo, me pregunto ¿Cómo son capaces de criticar esto cuando ellos ni siquiera se acercan a las prácticas de su religión y menos aún a las doctrinas originales y dogmas políticos que siguen? Pongamos un ejemplo, para aquellos que se dicen ser cristianos, si Jesús hubiera estado vivo ¿Odiaría a otro ser humano? ¿Pediría acaso que lo cerquen y lo persigan? ¿Lo llenaría de adjetivos denigrantes y mentiría y calumniaría?  ¿Cuáles son los valores cristianos? ¿Dónde está el espíritu demócrata que supuestamente vive en ellos? Algunos se apoyan en que la doctrina cristiana dice que se deben seguir las leyes del hombre yo les pregunto: ¿Dónde está escrito eso? ¿En el viejo Testamento acaso? Y ¿Es qué acaso son más judíos que cristianos?

Jesús vino a abolir las leyes del hombre para dejar un sólo mensaje: AMA A TU PROJIMO COMO A TI MISMO y ¿Saben porqué? porque no hay peor cosa que denigrar a un ser que es de tu misma especie, porqué el entendió hace más de 2000 años que sólo unidos y respetándonos y sobretodo amándonos se van a terminar guerras, diferencias, odios, clases sociales, y todo lo que humanamente el hombre inventó para poder someter a su propia especie.

Mírate al espejo y pregúntate que es lo que ves, ¿Acaso ves algo que no es un ser humano? pregúntate ahora que te hace diferente a los demás, ¿Acaso un documento? ¿Acaso eso te va a hacer diferente? eres un ser humano en esencia y en naturaleza, vive como tal y trata como tal a los de tu misma especie, al final vas a tener que hacerlo, claro está, cuando veas que eres dominado por otra especie y sobretodo cuando te veas perdido, eso sí, siempre humanamente.

Anuncios