¿Y qué van a decir ahora? a propósito del concierto por la paz en La Habana


Simplemente apoteósico, más de un millón de cubanos reunidos en la Plaza de la Revolución en La Habana, Cuba, un sueño cumplido, un pueblo ávido, sediento de esparcimiento, esa clase de esparcimiento que lo hace sentir a uno libre, en paz. Juanes tenía razón y eso se sintió en Cuba.

Y nace la pregunta ¿y que van a decir ahora?, si, que van a decir todos aquellos que se opusieron a este noble evento, todos aquellos detractores que llamaron comunista, socialista, traicionero y mil y un epítetos más a Juanes y compañía, que van a decir después de haberle dado una cobertura de casi 4 horas con analistas e invitados especiales, que van a decir después del triste espectáculo que han dado al dar rienda suelta al irracionalismo y la intolerancia.

Y que van a decir después de escuchar los mensajes de paz y libertad que este grupo de artistas le han llevado a ese pueblo hambriento de libertad, que van a decir aquellos que sólo sirven para criticar desde aqui, desde lejos, desde su trinchera a 90 millas de donde no se atreven a ir, claro se es valiente con retórica barata, pero se es más valiente cuando se trata de proteger un interés y este interés es el que ha hecho que en Cuba se mantenga una dictadura durante más de 50 años.

Y que van a decir ahora que los cubanos han abierto los ojos y que han necesitado que un grupo de valientes artistas, enarbolando la bandera de la paz vayan a La Habana y en la mismisima Plaza de la Revolución, le den un mensaje de libertad a su pueblo, que van a decir cuando tengan que dar explicaciones de los grandes presupuestos gubernamentales que le han “sacado” a este País para su “lucha” por la libertad de Cuba, ojalá que mas de uno termine tras las rejas por haber utilizado una causa noble para enriquecerse.

Y que van a decir los medios de comunicación ahora después de haber tratado de desvirtuar esta noble causa cambiándole de nombre al concierto llamándolo tendenciosamente “concierto de la discordia” ó “paz con fronteras”, que van a decir después de la “patinada” que se han metido, por mi parte ellos no merecen credibilidad alguna, sólo se guían por sus anunciantes y, lamentablemente, no toman en cuenta para nada el verdadero sentir de un pueblo.

Y que va a decir el “paleozoico” exilio del Versalles al ver como la mayoría de cubanos no desea mas confrontaciones ni odios y que, al contrario de ellos, están convencidos que sólo con paz, inclusión y tolerancia van a conseguir el tan ansiado retorno a la libertad y la democracia en la isla, que van a decir al ver que se van quedando cada vez más solos y que su caduca e inservible estrategia nunca ha funcionado ni funcionará.

Y que van a decir ahora los congresistas que viven de esa masa de votantes “exiliados”  ¿cambiarán de discurso? no creo, lo mas problable es que los que cambien sean sus escaños en el congreso y se sienten ahi personas que trabajen realmente por su comunidad y por los intereses de sus votantes.

Lo cierto es que el concierto ya pasó y que las lágrimas en sus promotores dicen mucho de lo que ahí pasó hoy día, lágrimas de emoción y orgullo, lágrimas de sueños cumplidos y de ansias por ver germinar esa semilla sembrada en esa marea de gente emocionaría hasta al más incólume insencible.

Hoy la historia cambió, hoy la verdad nos demostró que los de aqui estaban equivocados y que con paz y tolerancia se consiguen buenas cosas y que este mundo ya no está para exclusiones e intransigencias, que los colores, las maneras de pensar y las creencias son propias de cada uno y que cada uno es igual al otro: un ser humano.

Anuncios