Sentencia a Fujimori, una lección al mundo


Hoy me siento mas orgulloso de mi País y de su institucionalidad, un juicio digno de ser admirado hasta en los Países del primer mundo. Deja mucho que desear la falta de serenidad de los fanáticos fujimoristas que dicho sea de paso no corresponden ni al 20% de la población peruana.

Que Fujimori pacificó al País? eso sólo lo dirá el destino ya que aún podemos observar remanentes de los grupos terroristas, digamos mas bien que les quito el negocio de protección al narcotráfico y que para eso utilizó a nuestras Fuerzas Armadas, si eso es pacificar a un País alimentando las ambiciones de los narcos pues déjenme dudarlo, no se puede aplacar un flagelo imponiendo otro y lo que es peor generalizando la corrupción y el estado de impunidad en nuestra sociedad.

Que estabilizó la economía? pues sí, y para eso se valió del Plan de gobierno del Fredemo quienes ya habían dicho honesta y abiertamente que era lo que se debía hacer y cómo se haría, Fujimori llevó a cabo una mala copia de ese Plan imponiendo un shock económico atroz (ese que tan cínicamente negó en más de una oportunidad) y liberalizando las importaciones indiscriminadamente al punto de aniquilar la industria nacional.

Para colmo de males lo poco que se había recaudado en materia fiscal lo dilapidó (por no decir que se lo robó) dejándo al País luego de su vergonzosa huída sin reservas netas internacionales. El muy sinvergüenza renuncia por fax y hasta fue capaz de decir que el era Japonés con el tupé de postular al congreso de ese País.

Pero su frenética ambición y su tonta creencia de ser omnipotente lo hacen regresar a este País creyendo que aquí se le recibiría con los brazos abiertos pero se equivocó felizmente, los crímenes de lesa humanidad no pueden ser impunes jamás y aquí hubieron familias que estarían refrescándonos la memoria día a día, familias que perdieron a sus seres inocentemente.

Fujimori se encontró con un Perú renovado, un Perú donde ahora impera el estado de derecho y donde los medios de comunicación juegan un papel importante en materia de fiscalización, un País que ha aprendido a madurar políticamente y que ha comprendido que la mejor manera de salir del subdesarrollo es manteniendo un estado de derecho incólume y a prueba de balas donde la iimpunidad se hace a un lado para permitirnos ver con alegría y esperanza un nuevo País.

Resulta vergonzoso ver a sus hijos hacer una defensa desesperada tratando de arrojar a la calle a esa pequeña multitud que aún ciega no ha comprendido la necesidad de eliminar los caudillajes y la impunidad de nuestro País.

Hoy el Perú escribe una de las páginas más dignas de su historia y espero por el bien de todos que este sea el inicio de un nuevo amanecer en nuestro País, los berrinches pasarán y como personas adultas aprenderán a asumir responsabilidades. VIVA EL PERU!

Anuncios