Jesús


Con el pasar de los años fuí entendiendo que significaba Jesús, cual era su connotación y su trascendencia y como su doctrina había sido tergiversada y utilizada para fundamentar religiones, ahora comprendo realmente cual es el verdadero significado de su mensaje.

Tal como lo dice la Kabbalah en su principal libro el Zohar (interpretación del pentateuco, cinco primeros libros del antiguo testamento o la Torah judía) el fin del hombre es su felicidad y su paz, su plenitud como ser humano, este fue el mensaje que Jesús nos dió, solo se puede ser felíz si se ama y solo se puede ser pleno si comprendemos que este mundo es nuestro y que los que los habitamos somos iguales, somos la misma especie, todos somos seres humanos.

Encuentro cierta similitud entre lo escrito en el Zohar y las doctrinas hinduístas y tibetanas al hablar de la paz y la felicidad, solo tendremos paz si comprendemos a nuestra especie y sobretodo si entendemos que nuestra subsistencia esta sobre toda diferencia de pensamiento.

Jesús nos vino a hablar de eso, su mensaje fue claro y único, el fue un judío rebelde pero no contra sus congéneres sino contra las prácticas religiosas que seguían, el vino a desvirtuar todas las leyes escritas por los humanos, el vino a desvirtuar la interpretación que daban los sacerdotes judíos al antiguo testamento, el vino a aplicar a ciencia cierta lo escrito en el Zohar y ahí nace mi teoría de que Jesús en el tiempo que, según la historia oficial, no se sabe nada de él, estuvo en la India, Nepal y el Tibet y fue ahí donde desarrollo su espiritualidad y donde se llena de fortaleza para rebelarse contra su propia religión, basta observar un poco la doctrina hinduísta, el budismo tibetano, su forma de vida para comenzar a encontrar similitudes con el mensaje de Cristo.

Su mensaje de amor calo tan hondo en la gente y se propagó con tanta rapidez que los gobernantes de esos tiempos (recordemos que el imperio dominante era el romano) comenzaron a convertirse a la doctrina de Jesús y que en el momento de su caída, Constantino decide adoptar el cristianismo como religión oficial para lo cual generan leyes y reglas con la finalidad de aglutinar a los creyentes en su entorno.

Ahí nace la Iglesia Católica, la que conocemos en nuestros días y que tomando el nombre de Jesús comete los más execrables crímenes de la historia, la primera gran tergiversacion de la doctrina de Jesús; siglos después aparece Martín Lutero quien encabeza una reforma de la iglesia tratando de retomar la verdadera doctrina de Jesús y da lugar al nacimiento del protestantismo, lo que se viene a convertir en los tiempos modernos en las famosas iglesias cristianas, quienes toman la doctrina de Jesús como fundamento para generar incontables riquezas personales y fomentar segregación, odio y negación (¿Habría podido Jesús apoyar el bombardeo del Libano por parte de Israel?), segunda gran tergiversación de la doctrina de Jesús.

Hoy en día encontramos un sin número de iglesias cristianas, en todas ellas se habla de la doctrina de Jesús pero se enseña el antiguo testamento, se fundamenta reglas con versículos de la Biblia que no necesariamente indican tales reglas, se toman versículos aislados sin tomar en cuenta el tenor del capítulo que muchas veces lleva otra interpretación, se habla del diezmo como regla básica para poder generar riqueza, Jesús jamás habló de riquezas, jamás solicitó un solo centavo a nadie porque el mismo desvirtuó ese tipo de prácticas por haberlas considerado leyes humanas.

Jamás el podría haber utilizado su doctrina para enriquecerse, es inaudito ver templos cristianos valorizados en 60 millones de dólares cuando hay tanta hambre y miseria en el mundo, ¿Cuántos niños en el mundo comerían con 60 millones de dólares? ¿Para cuánto tiempo duraría esa comida?, y eso es solo hablando de una sola iglesia, juntemos a todas ahora, ¿Podríamos imaginar la riqueza existente? paradójico, realmente paradójico.

El mensaje de Jesús es claro, amémonos los unos a los otros, luchemos por nuestra subsistencia, la subsistencia de nuestra especie, comprendámonos todos y entendámonos, pero comprendámonos nosotros primero.

Soy agnóstico y esto es parte de mi fundamento, no puedo creer en algo que segrega, no puedo creer en algo que niega, no puedo creer en algo que no es capaz de comprender ni de entender. Creo en Jesús como ser humano y en su mensaje de amor.

Anuncios